miércoles, 24 de diciembre de 2008

FELIZ NAVIDAD Y ESO

Ya no nos libramos.
Hoy nos guste o no (y es que no) se paraliza medio mundo desde las 21h hasta dios-nunca mejor dicho- sabe cuándo.
Aunque la encerrona nos tenga hartos, creo que en el fondo todos nos dejamos atrapar un poquito por eso que se dice que se llama al que nombran espíritu de la Navida. Sobre todo porque solemos ver a gentes que no vemos a menudo, comer cosas que no comemos a diario (nefastos langostinos) y nos felicitamos las fiestas como si todo fuese a cambiar. Y todo va a cambiar ¿no?
Para no ser más pesimista y para contagiarme un poco de todo esto (aunque a mi casa vengan hoy 8 a cenar) os deseo, queridos miembros y miembras de YOLAPEORDETODAS una Feliz...eso, me habéis entendido.
Habrá más suerte con el Año Nuevo

sábado, 20 de diciembre de 2008

¡Gallega de tierra adentro, de mi Galicia tenías... tenías que seeeerrrrrrrr!


Pepe Domingo Castaño antes del "Holaaaa, holaaa, esto es Carrusel Deportivo, sólo en la SEEERRR".

Exitazo (?) del año 1975. 





Mmmm... no. No va a sonar en La Enfermedad. Pero por poco, por muy poco.


martes, 16 de diciembre de 2008

"¡A causa de la FELICIDIDAD mental!"


Ya está aquí, ya llega, ya nos va a sacar los colores a todos ¡nuestro primer video de ensayos!. Vendrán muchos más, sin duda. La frase de la semana ha sido una que Carol ha pronunciado ésta misma mañana sin que le cambiase el gesto: "A mí el nazismo me encanta".
Luego, por suerte, le dio por explicarse y entendimos que no se había expresado bien. Pero vamos, a día de hoy las cosas están así, ¿alarmante, verdad?

De ésta, o nos matamos o nos casamos, chicos, os lo digo yo.





PD- Por favor, no me quitéis la idea del musical sobre Isabel Pantoja y Julián Muñoz, que no se me ocurren esas genialidades todos los días. Y Carlos no va a ser Encarna Sánchez, sino Paquirrín. Yo me he reservado el papel de María del Monte. Gracias.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Javi tiene blog, Caye haciendo(se) la tonta, yo no puedo con mi alma



Miro mi plan de ensayos, y pienso: "Cómo pudiste hacerme esto a mí, yo que te hubiera querido hasta el fin". Lo cierto es que no sé si pequé de ingenua o de inconsciente, qué es peor, a fin de cuentas. El parón de Navidad está a la vuelta de la esquina y nos va a hacer mucho daño, pero ahogaremos el dolor en turrón de El Lobo y mazapanes. En una pequeña aldea de Galicia, mientras resistimos al Imperio Romano, me tomaré todas las pastillas contra la ansiedad que encuentre a mi paso. Ésas van a ser mis vacaciones. Mirad cómo salto de alegría.

Así que hablemos de cosas alegres de verdad. Nuestro colega (de profesión y de facto) Javier Corral ha creado su propio blog para hablarnos de su nuevo proyecto, Abrazolamp, un monólogo de creación propia. Valgan estas humildes palabritas para desearle a Javi toda la suerte del mundo y dejar constancia de que cuente con nosotros en el viaje. Si cayera también esa llamada de Torrejón... Seguid frotándole la barriga al Buda, muchachos.

Ahora me toca hablar de la persona que más me hace reír en los ensayos... ¿Laura haciendo soniditos (¡no respires!)? Noooo... Caye, que en palabras de Carol, no se calla ni debajo del agua, y por eso la queremos, ojo. Estos días ha hecho una pequeña colaboración en la serie Becari@s, que se puede ver por internet en Telecinco (hagan el chiste, por favor, que me gusta). Su personaje es la ANTI-DESIRÉ. Así que no está de más verla haciendo el gamberro, para que luego en febrero podamos comparar notas. Que me gusta a mí ver a los chicos en cosas dispares.

Ah, y se me olvidaba. No hemos felicitado propiamente a Carol, que se irá a Italia el año que viene de gira a enseñarle a los niños italianos la historia de Don Quijote. Felicidades, pequeña Ginia.

Un cóctel de buenas noticias justo antes de volver a la realidad.

Mañana más, pero no mejor, porque es imposible.






miércoles, 10 de diciembre de 2008

La frase de la semana del horror



Sí. Es la semana del horror. La que viene, será la del pánico. Parece que últimamente los ensayos se nos van de las manos. O más bien, la organización para ensayar. Entiendo cuán ocupado está mi querido equipo, pero si todos hacemos un esfuerzo ahora, mi psiquiatra, mi novia, y mi cuenta pendiente en la farmacia os lo agradecerán. En cualquier caso, hago una parada en la vorágine para compartir con vosotros esta maravillosa oración, que salió natural y pontificia del señor Carlos Ceña, que nos ilumina siempre con su presencia y con su sabiduría sin igual:

"Naira, sé que es duro. Pero puedes hacerlo (pausa). ¡Eres actriz!"

La interesada nada dijo, pero sé que se le debió pasar más de una cosa por la cabeza. A ver si el jueves me lo cuenta. 

Seguiremos informando y a ver si saco tiempo para hablar de esas chorradas como pianos que tanto me gustan. Lo prometo. Sean buenos.

PD- Para celebrar la semana del horror os dejo con una de mis canciones favoritas. Un clásico.





jueves, 4 de diciembre de 2008

Pasión y Muerte del Teatro Albéniz

Si nada ni nadie lo remedia, el próximo 21 de diciembre el Teatro Albéniz, un histórico de la vida cultural de Madrid, cerrará sus puertas para siempre para convertirse en centro comercial, cementerio de elefantes o mercado de la carne, no se sabe todavía, pero lo que sí se sabe es que la última obra representada en él será "La Vida es Sueño", dirigida por Pérez de la Fuente y con un ex-compañero de reparto de MOTHS en ella, Pedro Cuadrado. Aquí tenéis una foto suya en acción: es el que toca al protagonista de la obra, Segismundo, interpretado por Fernando Cayo.



Cuando el Albéniz cierre los ojos definitivamente, no caerán las Bolsas, ni tendrá excesivo eco en las noticias, y las autoridades callarán y lo dejarán pudrirse hasta que se nos olvide y estemos ya curados de espanto para acostumbrarnos a ver un escaparate donde antes había carteles.

No pasará nada, nadie se morirá, ningún país entrará en recesión por ello. Nos lo hemos ganado a pulso. Y quién quiere tirar la primera piedra...



lunes, 1 de diciembre de 2008

Gallardón ya ha colgado las luces de Navidad y tú ya puedes conseguir tu foto firmada por Mitch Bucanan, ¡corre, CORRE!



Yo al principio tampoco me lo creía, pero después de visitar su página web oficial y descubrir las múltiples redes sociales que se ha creado en torno a su persona, estoy convencida de que verdaderamente éste hombre tiene razón cuando reclama su puesto de icono político-social en la Historia del Siglo XX.

Por un módico precio, podréis hacer felices estas fiestas a vuestras parejas, primos segundos o madres amantísimas regalándoles una auténtica foto de David firmada por un programa informático que reproduce su letra. Oh, Dios mío, también tienen de Julio Iglesias. Éste a mi madre no le hará ilusión, porque ya la besó una vez (eso lo cuento otro día).

Espera, espera, que también tienen de... ¿Cliff Richard? ¿Tom Jones? ¿John Barrowman? ¡He visto la luz! ¡Abrazo la heterosexualidad de nuevo! ¡Ay, Cliff Richard con la espuma! ¡Ay, con el Freixenet! Sexy, sexy.

Aquí tenéis una prueba en exclusiva para la compañía, con sus marcas de agua y todo, que queda como más verídico. No tenéis que agradecérmelo, tranquilos, ya sé que gracias a esto habéis solucionado todas vuestras dudas sobre regalos navideños.

Que no, en serio, que ya está, que no hay de qué, que sé que soy la hostia, en serio, ya, no os pongáis pesados.







PD- Me preguntan por aquí si es Arturo Fernández fusionado con Bertín Osborne: ¡que no! ¡Que es Mitch Bucanan o Michael Knight, únicos e intransferibles! ¡No tenéis infancia, copón!



sábado, 29 de noviembre de 2008

Siempre es cuestión de tiempo



Perdón por la falta de actualización estos días. Entre los ensayos, el trabajo, las reuniones y la necesidad de encontrar un hueco para que Adri sepa que sigo viva, el tiempo para sentarse y comentar algo relevante escasea.

Bueno, pues el dossier, dvd y más cosas de Mariposas ya está viajando hacia Torrejón de Ardoz. Cruzad los dedos, frotad la barriga de ese Pequeño Buda que tenéis en la cocina o consultad a vuestra pitonisa habitual para que todo salga bien. Y si no sale, no pasa nada. Siempre nos quedará Parla.
También tengo en mi poder los documentos oficiales que nos han otorgado la gracia de ser un grupo de manera oficial ante los ojos de la ley. El lunes me voy a Hacienda a ver a quién le tengo que vender mi alma. Madre mía, qué vértigo, para pagar impuestos estoy yo a estas alturas de mi vida...
Y alegría y regocijo, porque parece que por fin hemos confirmado a nuestro equipo (equipazo) artístico: Catalina Barderas se va a encargar del diseño de arte de La Enfermedad de la Juventud, Teresa Morollón del vestuario y Jorge Álvaro será el diseñador de iluminación. Todo esto a falta de reuniones conjuntas y de que conozcan al reparto, eso sí. En cualquier caso, bienvenidos a bordo del barco pirata. Esperemos que os lo paséis en grande y no os arrepintáis de compartir la locura.
Ese pedacho de diseñador que es Albert de Rising Sun Media volverá a diseñar nuestro cartel y posiblemente también el programa de mano (ésta vez tendremos uno decente y no unas fotocopias hechas el último día, ay, el tiempo...).

Yo no quiero mirar a nadie, pero la necesidad de una fiesta de "ecuador de ensayos" se va haciendo cada vez más acuciante, a medida que se acerca la Navidad. Qué rápido está pasando el tiempo. Demasiado rápido, copón.

Back to work. Ángel, ponte bueno. Los demás: no hagan nada que yo sí haría.


PD- Felicidades a Ciro y Anita, que el jueves en los Kinépolis nos dejaron ver "Manual Práctico del Amigo Imaginario (Abreviado)", una auténtica joya. Ahora sólo falta que empiecen a coserlos a premios para seguir con la tradición. ¿Qué dirá Ridley Scott esta vez?
¡Grande Altabás, viva la Del Arco!








miércoles, 26 de noviembre de 2008

Churreteando

Comorl? qué a Caye no le han tocado nunca el coxis?¡no me digas! ¿y eso qué es?. Pues fíjate que díce que tiene buen beber, ¡habría que verla en las fiesta del pueblo!¡Nuestros zagales sí que beben bien!
Fíjate, esa niña nos ha hecho un foto. Tú, sonríe sonríe que no salimos en la tele todos los días ¿No te parece un poco rara? ay, no sé, será de una revista... ¡pero qué revista! ¿tú te piensas qué somos la Preysler? ésa nos quiere fichar para luego robarnos, que a la Carolina le pasó algo parecido... cállate bruja, que eres una bruja. Vamos a centrarnos en lo nuestro: ¿le hecho fideos gordos o de cabello de ángel a la sopa del cocido?... Y ASÍ PODRÍAN SEGUIR AÑOS Y AÑOS Y AÑOS O AL MENOS, MIENTRAS EL SOL AGUANTE.
Buen día de campo, sí señor!

Efectivamente, NO




La viñeta de Forges, como siempre en el El País.


Vaya semanita, que diría un vasco. Me estoy jodiendo el reloj biológico, estoy segura, mi falta de sueño comienza a ser preocupante. Estamos algo dispersos últimamente. Suerte que un ensayo con Carol y Caye siempre es garantía de risas (frases de ésta semana de la inigualable Cayetana Cabezas: "A mí nunca me han tocado el coxis", "No tolero bien las drogas" ó "Yo tengo muy buen beber"). ¡Obra maestra! Pero es más divertido oírselas decir, en serio. También puede que no fueran exactamente así, porque no lo apunto todo, pero se acercan bastante a la realidad. Quería poner las fotos del fin de semana con Jorge, Laurita y Adri en la montaña. Quería contaros cómo están evolucionando los ensayos. Cómo lo estoy viendo, por dónde van los tiros. Quería presumir de mis actores. Y daros noticias sobre la escenografía, el vestuario, la música... Pero tengo la cabeza embotada y éste insomnio mío comienza a pasarme factura. Mañana, palabra. Mañana os digo por qué hay días que quiero dejarlo. Mañana.



miércoles, 19 de noviembre de 2008

La frase de la semana, hoy: la moda



Ángel: "Uy, qué larga es esa falda que te llega hasta los hombros"
Carol parpadea, le mira fijamente, y tres segundos después, responde: 
"Sí, es que es un VESTIDO".

Esto ocurría esta mañana en mi casa, mientras intentábamos analizar la escena VI del segundo acto. Me costó media hora recuperarme. O más. No me digan que no es para quererles.




martes, 18 de noviembre de 2008

Bofetón

Semana de caos en cuanto a ensayos y trabajo. Creo que estamos acusando las dos semanas de culetes sentados en la silla analizando escenas, y reanalizando escenas, y venga vuelta a esta frase, y venga que si puedo ir al baño dire o que si jo, dire, que fulanito me ha pegado o que si ésta me ha sacado la lengua, o me ha hecho un calvo, o éste me acosa. Ah, no, perdón, que esos son mis pequeñajos del colegio... Creo. 
En cualquier caso, la buena noticia es que si todo va bien, entre el final de esta semana y el principio de la que viene tendremos cerrado el equipo artístico-técnico al completo que se va a hacer cargo de todo lo referente a La Enfermedad. Y va a ser cojonudo, como no podía ser de otra manera.
Y para celebrar una cosa que ni siquiera ha sucedido, voy a deleitaros con el programa más bruto y surrealista del espacio ultraexterior: Space Ghost. Y si además entrevista a Ojete Calor, ya lo vais a flipar. No voy a explicar nada. Para algo está la wikipedia. Mejor ver bajo el efecto de alguna sustancia. La que sea. Vale la pasta de dientes y las setas. Lo mismo da. Zombie-bofetón.






viernes, 14 de noviembre de 2008

URTAIN

Dicen los que la han visto que se sale con el corazón en un puño. Las entradas duraron menos que un caramelo a la puerta de un colegio. Está prorrogado hasta el 20 de noviembre, pero conseguir una es imposible. Ummm... boxeo y la versión del "Como yo te amo" de Raphael. Recuerdo que hubo cierta estudiante de dirección que hace unos años hizo algo parecido. Salvando las distancias, por supuesto.

martes, 11 de noviembre de 2008

Inauguramos sección

Queridos niños y niñas, mientras me debato entre abominables dolores en un lugar que no debe nombrarse, porque entonces haríais chistes de aquí al día que me muera, he tenido tiempo para pensar en una nueva mamarrachez. Es lo que tienen las pastillas. 
Hoy inauguramos la sección LA FRASE DE LA SEMANA, que hará las delicias de niños y mayores. Ya se sabe que en el proceso de ensayos pasan muchas cosas que siempre es mejor dejar en la intimidad, pero a veces, en alguno de estos momentos se vislumbra una décima de genialidad, un destello de grandeza que se alza sobre lo cotidiano, y eso, eso vale su peso en oro y merece ser compartido con la familia, con los vecinos, con el público, ¡con el mundo!
Esta semana, como no ha habido actividad, realmente no he podido captar muchos grandes momentos de lucidez mental en mi queridísimo equipo, aunque, por ahora, me quedo con esto:


"Llevo toda la semana acordándome de ti, 
porque la barba, al crecer, no veas lo que pica"
-Ángel Bayón, ó si llego a saber que ser actor era así de duro, me meto a minero.


Advierto que la exactitud de las frases pueden tener algún margen de error, que no somos perfectos y no voy por ahí apuntándolo todo. Pero esto a mí me lo han dicho esta tarde, y puedo prometer y prometo que es de verdad de la buena. Eso sí, no veáis lo que gana Angelito con su barbita de Bobi. Colgaría una foto, pero lo mismo después de eso ya deja de hablarme...

Sean felices.



lunes, 10 de noviembre de 2008

Actriz, hija y madre de actores

La Academia de Cine homenajea a María Isbert tras más de ocho décadas sobre el escenario

Diario El País - EFE - Madrid - 10/11/2008

"Emocionada y agradecida", la actriz María Isbert ha recibido hoy en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas la placa que la reconoce, a sus 91 años, como miembro de honor de esta institución, que le ha rendido homenaje por sus casi ocho décadas de carrera en el cine, la televisión y el teatro.

María Vicenta Ysbert Soriano

Desde su debut en la obra dramática Nuestra Natacha, en 1936, en la que compartía reparto con su padre, Pepe Isbert -junto al que trabajó a lo largo de ocho años en su compañía teatral-, María Isbert se ha convertido en una de las más prolíficas actrices españolas, con más de 250 títulos a sus espaldas. "En el teatro siempre he sido muy feliz, ahora estoy muy vieja y lo echo de menos, pero lo revivo otra vez a través de la memoria", ha comentado la actriz, a la que han acompañado sus hijos y amigos como Manuel Alexandre, Pepe Sancho, Alvaro de Luna, Teresa Rabal o Tito Valverde.

Fue de la mano de Juan de Orduña cuando la madrileña se inició en la pantalla grande con la cinta La vida empieza a media noche, a la que siguieron otros filmes como La gran familia, Milagro en Londres, ¡Cómo está el servicio! o Amanece que no es poco, hasta su última aparición en el cine con la película de Javier Fesser La gran aventura de Mortadelo y Filemón. Sin embargo, la actriz no ha abandonado a su "segunda familia", la profesional, y continúa delante de las cámaras preparando, según ha explicado su hijo, Tony Isbert, "un cortometraje y una película para televisión, aunque todavía no se puede decir cómo van a llamarse".

Especialista en papeles cómicos

Especializada en papeles cómicos -aunque no por ello dejó de lado las interpretaciones dramáticas-, la actriz ha agradecido a sus compañeros de profesión el emotivo homenaje en el que la presidenta de la Academia, Ángeles González Sinde, ha apuntado la necesidad de reconocer "a la saga de los Isbert, una familia que enlaza con los principios del cine en nuestro país".

Y es que la actriz ha intervenido en cintas tan memorables para la historia cinematográfica española como Viridiana, de Luis Buñuel; El verdugo, de Luis García Berlanga, o La guerra de papá,de Antonio Mercero, además de protagonizar sobre las tablas obras que le valieron su reconocimiento en todo el país, como Un espíritu burlón, de Noel Coward.

"Siempre que he trabajado contigo me has puesto en un aprieto, es muy difícil trabajar contigo y que no borres el protagonismo de los demás", ha bromeado su compañero de profesión Manuel Alexandre, con el que ha compartido títulos como El bosque animado o La duquesa roja. "Os quiero a todos, no puedo decir nada más por la emoción", ha expresado entre lágrimas la actriz en este homenaje a su trayectoria, que su hijo Tony ha definido como "incomparable, irrepetible, inimitable e inmejorable" y que la artista ha llevado con "sencillez, sinceridad y humildad".



sábado, 8 de noviembre de 2008

El veneno del teatro

El otro día Laura escribió unos pensamientos de lo más acertados en su blog. Los que hemos tenido el placer de leer y escuchar obras escritas por ella, sabemos que donde pone una palabra pone la bala. Pensaréis que digo estas cosas porque es mi amiga y mi mano derecha, pero si de verdad habéis tenido la oportunidad de leer o ver en escena una obra de Laura, creo que entenderéis que no estoy siendo parcial, precisamente. O no.

Los escritores estáis para que se os cite, así que espero que me perdones el atrevimiento, Santa:



"Estamos locos.

Rematadamente locos.

Locos de atar en la nave de los locos (donde el tuerto es el rey, así que, imaginaos).

LOCOS.

Quedamos con gente a la que no conocemos y pretendemos conseguir que se unan a nuestra locura, a nuestro despilfarro energético. Les queremos contagiar.

Caminamos largos pasillos, subiendo y bajando empinados tramos de escaleras para que nos digan una y otra vez: vuelva usted mañana.

Y seguimos adelante.

Hojeamos libros en busca de carne fresca a la que hincarle el diente y cuando no la encontramos o no es de suficiente calidad... la cazamos nosotros mismos.

Lloramos a mares, antes de tomar decisiones, durante el proceso y por supuesto tras el climax. El escenario supone un pico aún más grave de nuestra locura.
Reímos como posesos hasta que nos duele el pecho de amor y de odio, hasta que se congela la mueca.

LOCOS por vislumbrar en una frase un objetivo o una intención oculta, locos de atar por buscar en el Rastro un asqueroso trozo de tela capaz de transformar a la actriz en una princesa, locos por vivirlo todo con intensidad y dejar a veces, a un lado nuestros sentimientos reales.

Pero cuando se invierte el tiempo en compañía de unos locos semejantes cuya medicación aún no se ha inventado y cuya recuperación parece imposible... ¿qué es lo real? porque esto es nuestra vida.

EL TEATRO ES NUESTRA VIDA. Y nos invade el cuerpo como un virus e incluso puede llegar a enfermarnos de verdad dejándonos a merced de un protagonista y su antagonista.


Mi anagnórisis me hizo enloquecer. Y no sé no sé, no puedo saber, sólo quiero ser capaz de crear y de darle vida.

Estoy loca... qué le voy a hacer..."



¡Amén!

viernes, 7 de noviembre de 2008

Todos tenemos juventud (aunque a veces nos pese)


Ahora que estamos en plena investigación histórica-sociológica-dramática de los años 70, y como sé que nos hace falta reírnos (luego diréis que no hago sacrificios por vosotros), vamos a ver si os alegro el día: el primero que me diga quién es la setentera de la foto tan bien posicionada entre los dos julais, se lleva de premio un cartucho de impresora HP medio gastado y mi colección de episodios de Expediente X grabados en CDs Verbatim. Y eso para mí es un tesoro, ojo.

Venga, que no está difícil.




jueves, 6 de noviembre de 2008

Cuestiones de nombre

Queridos visitantes...
la dire y yo seguimos inmersas en el proceso reconfortante y a la par desesperante de poner en pie un nuevo proyecto. Para ella será la culminación de su carrera académica y para mí, un poquillo de trabajo con la peor de todas (y no miro a nadie)
Algo que nos cuestionamos repetidamente es el asunto del título, como toda traducción es susceptible de ser errónea ( y nuestra versión es nuestra, le pese a quien le pese) abrimos la veda para que digan o sugieran aquel título que consideren necesario. Espero que algunos de ustedes conozcan la obra (sabemos que no es accesible) y confiamos en su criterio.
Luego, ya haremos lo que nos venga en gana...

miércoles, 5 de noviembre de 2008

La historia, la web, el mundo




De vez en cuando el mundo se vuelve loco y, en una improbable carambola de entendimiento y tolerancia, nos ponemos de acuerdo en una cosa y compartimos un mismo deseo en las calles de Nueva York y en las de Los Angeles, en los platós de televisión en Madrid, en una aldea de 7.000 habitantes en Kenia donde una abuela celebra que su nieto es el próximo presidente de los EEUU, o en ésta, mi humilde celda de Chamberí donde debería estar haciendo cosas más importantes para mi vida diaria, y sin embargo no puedo dejar de ver la tele y escuchar la radio. En otras ocasiones hemos compartido con el mundo el grito de No a la guerra, y también causas menos nobles como querer ir al concierto de las Spice Girls (época Wannabe, of course) o ponernos gargantillas de plástico negro (por Dios, ¿por qué EXISTIÓ aquella moda?). En este momento, compartimos la no poco inquietante causa de encumbrar todos a una al mismo político. Sin saber por qué, yo me lo he tragado. Me creo lo del yes, we can. Me creo lo de que vamos a cambiar el mundo. Y me creo lo del American Dream. Pero lo justo. Sólo por hoy me dejaré llevar por esta alucinación colectiva llamada Barack Obama (nos parece tan honesto que nos frotamos los ojos y buscamos con ojos nerviosos a los posibles Lee Harvey Oswald y CIA que seguro ya le acechan en las azoteas y los despachos).
Mañana (qué digo!), esta misma tarde, volveremos a la realidad y la vida no cambiará tanto, seguirán mandando los mismos y nuestro Barack no va a sacar un disco de rock para que pueda venir de gira a España. ¿O sí?
En cualquier caso, puede que algún día nuestros hijos con poderes mutantes que tendrán nombres molones como Luke, Leia o Brangelina, nos supliquen, aburridos, que no les volvamos a contar la historia del primer presidente negro de los USA, que total no impresiona tanto como que nos gobierne la cabeza flotante de Nixon (consultar las cuatro temporadas completas de la serie Futurama para más información, por favor).

Ahora, vamos a lo que nos interesa.... ¡Anita Del Arco! Parece ser que nuestro colega Albert de Rising Sun Media ya ha subido su nueva página web a la red. Visítenla, por favor, que Ana está monísima como siempre y el diseño de Albert es realmente cooooool. Y en la sección teatro hay una obra malísima llamada Mariposas Nocturnas que no sé por qué esta chica se empeña en poner en su currículum, de verdad, con la de cosas buenas que ha hecho... En fin, que paséis por ella. He dicho.

También estoy preparando subir alguna cosita rica a Youtube a lo largo de la semana, como las esperadas tomas falsas del Celebrities de Lau, algunos fragmentos de monólogos de Mariposas para el exclusivo lucimiento de nuestra adorada Carolina Rocha y una nueva promo para MOTHS, dado que el dossier sigue camino de unas cuantas salas y festivales, a ver si reduciendo la hora y media de función a tres minutos de tráiler los programadores vagos de vista nos hacen un poquito más de caso.

Y ya por último, hoy os voy a recomendar otra mamarrachez de esas con las que pierdo el tiempo en inteeeerneeeeee. Se trata de la página web de Raúl Minchinela, que no sé si es periodista, escritor, presentador, o todo ello y nada a la vez. Se pueden encontrar artículos (maravillosos) sobre casi todo, de corte teórico-prácticos surrealista-inquisitivo, y, además, aloja el programa más desconcertante de la TV por internet: las Reflexiones de Repronto. Son ocho minutos, pero después de cada capítulo se te queda el cerebro como una esponja del chino llena de pelos: te deja peor de lo que estabas y sólo piensas en rascarte.

Estooo, no me hagáis caso. Ha sido el café de las 10.

Aquí os dejo el maravillo capítulo 13 sobre los japoneses, Godzilla y la madre de todas las bombas. De miedo, oiga.





PD- Hoy tenemos ensayo. Y mañana también. Y pasado. Seguiremos informando...


lunes, 3 de noviembre de 2008

domingo, 2 de noviembre de 2008

La enfermedad de la directora.


FÁTIMA la directora, gran amiga Color del textode sus amigos, alumna, profesora de pequeños engendros teatreros, amante de una gran friki y persona, la gallega, la peor de todas, la gremblim ¿? y otro millón de cosas más con el que podría rellenar el post, ha estado malita y yo, fiel a mis despistes y devaneos con el destino no he encontrado un puñetero hueco para ponerme en contacto con ella y mandarle kilos de achuchones. Por ello, y no sólo para reconfortarme y que me perdone, esta entrada va en su honor, porque es una valiente por hacer lo que hace (y en quien confia) y porque siempre es ELLA quien está pendiente de nosotros. ASÍ QUE, QUERIDO EQUIPO Y DEMÁS VISITANTES, OS INSTO (Y OBLIGO) A QUE PASEIS POR AQUÍ Y LE DEJÉIS UN MENSAJITO DE ÁNIMO ( o lo que se os ocurra...)Ella lo merece y lo va a necesitar con la que se nos avecina.
Te quiero, hermanita.
Buen final de semana.
PD: Ya...la dichosa foto con cara de... ¿y este Ángel qué leñes hace? pero no tenía otra... sorry

viernes, 31 de octubre de 2008

Morriña



Me apetecía escribir algo. No, no puedo. Ay, fiebre. Que escriban Laura, o Ángel. Yo no puedo. Ay, ¡señor Federico!



jueves, 30 de octubre de 2008

El día de la radio y mis siete samurais




¿Qué hay, muchachos? ¿Tenéis un cigar?

Hoy se cumplen 70 años desde que un 30 de octubre de 1938, éste pájaro de mirada penetrante llevase a cabo uno de los mayores acontecimientos del mundo del espectáculo, que no se ha podido volver a repetir en toda su inmensidad, ni se repetirá, por mucho que los publicistas de Independence Day o los de Godzilla intentasen imitarlo burdamente. No sé por qué en este país llegado determinado punto se ha abandonado por completo el radio-teatro, que es, probablemente, una de las formas más bellas de espectáculo. Porque la emisión original de Orson fue realizada con la compañía del teatro Mercury de Nueva York; el largo romance del teatro y la radio nos regaló genialidades de esta talla, pero hoy día todo está ya de capa caída. Miguel Ángel Solá y Blanca Oteyza retrataron ese apogeo y su posterior declive en una obra bellísima de nombre Hoy: el diario de Adán y Eva de Mark Twain. Creo que es la única obra de teatro que he ido a ver tres veces.
Ahora escribo este post cuando faltan 20 minutos escasos para que en la radio de este país intenten recrear aquel momento, aquella Guerra de los Mundos que tuvo aterrorizada a media yanquilandia. El espectáculo de masas definitivo. Aquí, la SER, Radio Nacional de España y otras emisoras se han unido para hacer un homenaje, nada más. Va a ser divertido, sobre todo porque tengo fiebre y me voy a meter en la cama empastillada para escucharlo. Seguro que así veo a los marcianos.
Amo la radio, no puedo evitarlo. Que le diera la espalda hace años para ponerle los cuernos con una zorra desagradecida llamada teatro, no quiere decir que vaya a dejar de amarla.



Ah, sí, por cierto... hoy comenzamos con La Enfermedad. Un detallito sin importancia que casi se me olvidaba. Aquí están mis siete magníficos, mis siete fieros guerreros (más una dramaturga que también es guerrera):


Anita, Cayetana y Carol, haciendo la quiniela. "Sevilla - Villarreal... ¡uno!"


Lau, haciendo un sudoku; Naira y Carlos jugando a
"vamos a hacer la misma postura por ningún motivo en especial".



A Jose y a Ángel la ecuación de segundo grado no les da lo mismo.


Ahora en serio: no puedo dejar pasar la ocasión para decir que estoy muy contenta, que siento que hemos acertado con estas personas, a las que desde hoy llamo mi equipo. Y por supuesto, los siete samurais también tienen un lugarteniente de lujo que se llama Laura y yo no sé qué haría sin ella. Gracias a todos. Espero que el viaje esté a la altura de las expectativas.

Me voy a sudar la fiebre con Orson y los marcianos.


miércoles, 29 de octubre de 2008

Primera lectura

Mañana comenzamos con la primera lectura de La Enfermedad. Va a ser un día de fiesta. Espero que disfrutemos mucho, pero que mucho trabajando en esta obra. Va a ser doloroso, va a ser durísimo y puede que hasta desagradable por momentos, pero al final tenemos que pasarlo en grande porque la obra es un regalo del cielo. Mañana les enseño a los tripulantes, si me dejan. Son un lujo (y eso que todavía nos falta la adorada Desirée).

No tengo rituales ni manías que llevar a cabo en el inicio de un proyecto. El otro día mi emperatriz me contó una anécdota que no conocía: Orson Welles solía contratar a una persona al principio de sus rodajes, única y exclusivamente para montar un pollo el primer día y despedirla delante de todo el mundo. Menuda visión comercial. Así cualquiera se hace respetar (con dinero). Qué excesivos son los grandes. Ellos se pueden permitir el lujo.

Y hablando de los grandes, lo que sí hice ayer fue volver a ver esa obra maestra de Woody Allen que se llama Balas sobre Broadway. Me encantan sus topicazos, su autocrítica y su capacidad de reírse de los abstractos conceptos de artista, autor, director, actor, e, incluso MAFIOSO. Impagable la conversación del café: -"Yo creo que las mujeres nos enamoramos del artista y no del hombre". -"Pero son la misma cosa, no los puedes separar, no los puedes separar". O ese momento de poeta maldito de tres al cuarto en el que John Cusack grita por la ventana "¡Soy una prostituta! ¡Me he vendido, he vendido mi obra!". Pero sin duda, lo mejor (y por algo le dieron un Oscar) es la gran Dianne Wiest interpretando a la única, a la inimatable, a la diva entre las divas: "I'm Helen Sinclair!"

Mi escena favorita siempre será la de la primera lectura de la obra: es tan... ¿realista?



A partir del minuto 2.50.
"-Helen Sinclair llegó media hora tarde, pero tenía una buena excusa.
-Por favor, perdónenme, a mi pedicura le dio una embolia, se cayó encima de la lima y con el peso me la clavó en el pie y tuvieron que vendármelo.
-Oh, pobrecita, ¿se encuentra bien?"


Qué grande.


domingo, 26 de octubre de 2008

Distintas enfermedades, mismos síntomas


[Eduardo Haro Tecglen. "Dolores Antiguos". Extracto. Diario El País. 1988.

Ferdinand Bruckner fue uno de los escritores del gran exilio alemán de 1933, el año del incendio del Reichstag y de los plenos poderes para Hitler. Había estrenado ya unas cuantas obras y disimulado bajo ese seudónimo su nombre judío, Theodor Tagger. Una de esas obras fue Krankheit der Jugend, la "enfermedad" o "la patología de la juventud", bien traducida al español como "El Mal de la Juventud". (...)
Una obra bien hecha en cuya traducción se ha conservado su esencia. Y también su antigüedad, su construcción larga y reiterada que era característica del teatro de su tiempo, que no tenía prisa y necesitaba una sintaxis de desarrollo más larga para expresarlo bien. (...)
En la obra no se encuentran demasiadas coincidencias con nuestro tiempo, donde el desencanto es otra cosa, tiene otra pasividad y otro aura, y el problema de la mujer y el hombre se presenta con distintos perfiles.
]


Hoy quiero compartir con el mundo la terrible sensación de saber que tenemos que hacer algo nuevo y asombroso, aún a pesar de que no somos ni los primeros, ni los últimos, ni los mejores en montar esta obra. ¿Seremos capaces? Ya ven que hasta mi querido Haro Tecglen, allá por el 88, escribió que esta obra no tiene "demasiadas coincidencias con nuestro tiempo". Si somos capaces de darle la vuelta a esas palabras, yo me daré por satisfecha.




Cartel de la compañía Nom de Guerre. Californianos.



María y Desirée haciendo sus cositas en un montaje de la Universidad de La Verne (más californianos).

Que alguien adivine los personajes, porque yo no he podido.



Compañía desconocida. ¿Fede y María haciendo un anuncio de colonias?



El cartel de Thalatta Theatre. Compañía de Nueva York. 2002.

María y Federico tienen algo entre manos en el montaje de Thalatta.

Thalatta. Lucía y Fede probando el mobiliario.



Fede y María a lo suyo en un montaje de una compañía estatal eslovena. 2006.

Fede se asusta porque nuestra Irene es más guapa que la suya. De pie, Petrell, cómo no.

Desde luego, Desirée no pierde el tiempo. De rodillas, María.


Desirée, Alt, Federico y María, en estados dudosos.




Y para terminar, una galería del Belgrade Theatre. Británicos.
Sin lugar a dudas, la compañía que más se ha gastado en escenografía de las que hemos visto.



Visto lo visto, ¿alguna preferencia?



sábado, 25 de octubre de 2008

En Transición




En el Centro Cultural de la Villa (metro Colón) hasta el 9 de noviembre.


"En Transición habla de una experiencia de cambio progresivo, de movimiento; quiere evitar la mirada retrospectiva y fomentar que el recorrido se viva en tiempo presente. La muestra también pondrá de manifiesto los diferentes ritmos que coexistían entre la institucionalización política por un lado y el cambio social por el otro, así como las inercias que se ejercieron entre ambos. Se nos enseñan los ámbitos que ayudan a dibujar la evolución de una sociedad que desarticuló todo aquello que el régimen franquista parecía dejar atado; éstas áreas en las que se divide la exposición son:
Huelga. Un espacio que significa "el centro del desconcierto del régimen y la demostración de que está en crisis". Se exponen casi una veintena de filmaciones de huelgas.
Comisaría. En este capítulo se alude al espacio de impunidad del régimen y la sensación de masiva que tuvo la represión.
Escuela. Un espacio de movilización: los maestros buscaban la renovación pedagógica.
Núcleos de convivencia. "Se podía transgredir sin militar en un partido, la forma de vida era ya identificador". En esta área se exponen fotografías de álbumes familiares, que muestran desde la mirada de la gente joven, los espacios domésticos, el de las columnas y el de los estudiantes.
Psiquiátrico. El apartado muestra una documentación audiovisual inédita de manicomios españoles, así como de la mítica obra teatral Marat Sade, de Adolfo Marsillach, en su estreno en Barcelona en 1969.
Escena musical. Los cantautores y el primer público punk simbolizan los cambios que muestran fanzines, singles,...
La comunicación. Realidad y representación: seis episodios de esos años se muestran a partir de la intermediación de artistas como Juan Genovés, Jorge Oteiza y el equipo Crónica.
El legado democrático. Los discursos y algunas conquistas de los derechos y libertades conseguidos con la democracia quedan reflejadas en este espacio, al final del cual se permite a los visitantes dejar sus preguntas en un videomatón, que serán respondidas al terminar la exposición.
Obstáculos a la Transición. A lo largo de la exposición, los obstáculos al proceso de cambio son vistos a partir de humor gráfico de la época. Se trata de una relación de los fenómenos que parecen frenar el proceso de la transición y que apelan a los diferntes temores del pasado, a la violencia del estado, a la esfera militar, al terrorismo, a las actuaciones de grupos ultra o a la moral católica y los tabúes."


jueves, 23 de octubre de 2008

Es un Camino hermoso e inmenso






Todas las cosas buenas (y malas) que había oído sobre esta película no fueron suficientes para prepararme ante el tremendo impacto que ha supuesto verla, al fin. Ya Laura habló de ella en su blog, y nuestra querida dramaturga es una persona con un criterio artístico tan alto y bien apuntado que sus palabras me hacían sospechar que estaríamos ante una obra de altura. Ahora, acabamos de volver del cine y las imágenes todavía pasan por delante de mis ojos como si no hubiera abandonado la sala.

Hay una frase hecha en inglés que en castellano no ofrece una traducción acertada, pero creo que es lo que mejor puede ilustrar esta película. Si me pidiesen una frase para definirla, diría que es "larger than life". Más grande que la vida. O que abarca la vida. Que es hermosa. Que es inmensa.

Me importa poco si Fesser se ha aprovechado de alguna manera de la polémica que han desatado las iras del Opus y la familia de Alexia González-Barros, cuya historia desconozco porque ella murió en el año en que yo nací. No conocía la historia de Alexia, y tampoco me voy a interesar por ella ahora, porque ciertamente creo que allá cada cual con su propio dolor y con su forma de llevarlo. Así, debe quedar claro que Alexia NO es la protagonista de la ficción. Otra cosa es que la familia haya iniciado los procesos para conseguir la beatificación de su hija, exponiéndose, en consecuencia, al escrutinio público.

A mí Alexia no me interesa y me parece muy bien que su familia y su Obra se queden con ella, con su nombre y con su memoria.

A mí la que me interesa es Camino. Porque es la que protagoniza la película. Porque es una niña inocente, una niña que se enamora como nos enamoramos todos por primera vez, creyendo que nuestro primer amor contiene la medida del mundo (esto es lo maravilloso de la película: no va de Dios, ni de la enfermedad, ni de dejar en ridículo al Opus; es una simple y dulce historia de amor, y nada más, es a lo que siempre se reducen las grandes historias, es lo que son todas las historias que nos llegan de verdad).

Me interesa Camino, porque Nerea Camacho es el gran triunfo de esta película, es un diamante, un ser de un resplandor único. ¿Goya a la mejor actriz revelación? No, por favor. Goya a la mejor actriz. A secas. Nerea se come la cámara como un gigante, mira al objetivo y no te atreves ni a respirar porque realmente te crees que te está mirando.
Y rodeándola, encumbrándola y realzándola como una guinda están Carme Elías, Mariano Venancio y Manuela Vallés. Inmensos todos. Joder, cómo me gustan los actores (en general). Qué seres raros, sensibles, frágiles y preciosos son. Llegan donde los demás sólo podemos asomarnos. Esta película te hace creer en los actores. Y en el mundo, y en contar historias.

Y también sales llorosa, jodida, y muy, muy cabreada. Y aún así, sales fuerte. El viaje, el camino es hermoso e inmenso y cuando se termina en la pantalla, ya no eres la misma persona.

Esto, señores, es el CINE. Tan grande como la vida.




miércoles, 22 de octubre de 2008

BRASIL NO SOLO ES SOL Y PLAYA


"Por que yo lo valgo" me voy a la playa en Natal a relajarme a una tumbona con sombrilla...qué me tomo un coco verde fresquito o una caipirinha?. Mientras trato de concetrame en otra lectura de La enfermedad de la juventud, el sofocante calor de esta zona tropical de Brasil hace que no me resista a darme un chapuzón; a la vuelta, me seco al sol y pido a uno de las vendedores ambulantes que me prepare una refrescante ensalada de frutas tropicales. En estas playas puedes encontrar todo tipo de souvenirs: pulseras, collares, pareos, gafas de sol, cuadros, botellas con frutas o cangrejos... y toda una carta repleta de apetecibles platos, desde el fabuloso coco verde, a combinados, crepes, espetinhos, cocadas, gambas al ajillo, helados, empanadillas...todo ello suminstrado por vendedores con carritos que van de allá para acá toda la mañana. Ya fresquito y relajado me es imposible volver a concentrarme en la lectura...los ojos se me van detras de esos cuerpos que solo la mezcla de razas puede dar y solo he podido ver en este país.


Pero para demostrar que no todo es playa, sol...quiero dar fe de que aquí también existe la cultura. Por una de estas cosas que tiene la vida, acabo el otro dia yendo a ver al Teatro Alberto Marañon (el principal de Natal) un espectáculo de danza contemporánea. Y cual fue mi sorpresa cuando empieza el primer número y dicen que habla de Virgina Woolf!!!!, que no Virginia Stephen; contaba sus últimos momentos de vida y su muerte...precioso.
Como postre os dejo un poema de un joven talentoso brasileiro que tengo el gusto de conocer. Nos vemos en las primeras lecturas.
ANGEL BLUE EYES
Hey angel blue eyes
Sweet smile, caresses me with your gentle hands
Kisses me lovely, looking deep into my eyes
Whisper lovely naughty words in my ears
Lovely me softly, there is no rush almost morning
We´re never tired, this time, this bed, this moment
Belong to us, there´s nothing else, just you and me
So sweet, so soft love, some how so deep
It fell´s like swimming in a calm blue ocean
When I look deep into our blue eyes
Hey angel blue eyes
Sweet smile, caresses me with your gentle hands
Kisses me lovely, look deep into my eyes
Hey sweet angel blue eyes
Hold me, and with your wings take me to fly.
Sonio Goldes

La auténtica enfermedad de la juventud es...







...LA IGNORANCIA.


Visto en el diario Público hace casi un año. Sí, esto fue la confirmación de la idea. Estamos a punto de cerrar el reparto, buscando el equipo artístico que falta y Laura se está dejando los ojos y la cabeza en el texto. Ya no hay vuelta atrás, las máquinas están en marcha.



lunes, 20 de octubre de 2008

La música en MOTHS: mapa de la emoción

Permítanme un momento semi-serio y autobombástico. Estoy a vueltas con eso que llaman procesos de la dirección, y claro, es inevitable que por una vez me ponga seria. Hoy toca una reflexión sobre un aspecto de esos procesos. Cada cual afronta el abordaje de una obra con formas y métodos diferentes, de eso no cabe duda, aunque en un medio como el teatro todos solemos priorizar lo visual (como debe ser) y conozco muchos directores que lo primero que se arman es una buena biblia de la obra o visual book. Yo, en cuanto a imágenes, suelo quedarme con cuatro o cinco cosillas. Y, sin embargo, tiendo a priorizar la búsqueda de material sonoro por encima de cualquier otra cosa. No se trata ni siquiera de sonidos o canciones que vaya a utilizar en la obra (no tiene por qué), sino temas y ambientes que me ayuden a imaginarla.
La música me dispara la imaginación y por eso siempre recurro a ella, casi como primera fuente de recursos para una puesta en escena. A lo mejor no todo lo que busco y oigo a lo largo del proceso se queda en el montaje, pero tiendo a machacar a los actores en los ensayos con algunas canciones que me resulten evocadoras de una situación, o un personaje, y retengo esas sensaciones para intentar hacer análisis más certeros. La música es un lenguaje universal y completamente destinado a estimularnos, así que siempre me ha parecido ideal para hacer aflorar la verdad en los actores. Los pobres me aguantan como mejor pueden, supongo.

Ahora que atravieso este proceso con La Enfermedad de la Juventud, intentando encontrar la clave musical que me ayude a descifrar el código secreto de la dramaturgia de Bruckner, recuerdo con mucha intensidad la música que utilizamos en MOTHS - Mariposas Nocturnas porque fue mi aliada desde el minuto cero. En una obra dramática de una intensidad emocional del 150% como es MOTHS, la música (o el espacio sonoro al completo) no era solamente un aporte al conjunto de la puesta en escena, sino que debía tener vida propia, casi como si se tratase de un personaje más. Por eso era cambiante, sin un género definido, como la obra misma resultaba contemporánea a veces y engañosamente clásica en otros momentos, pero siempre emocional, sensorial y oscura. En MOTHS, la música se personaliza con cada personaje, los encumbra o los hunde, y, de esta forma, como espectadores realizamos un proceso de identificación doble: la música que oímos es un reflejo de lo que siente el personaje al que vemos. Cuando Virginia entra enferma y destrozada en la penúltima escena, y lejanamente suena un cello quejumbroso que se apaga al mismo tiempo que Vanessa entra apresuradamente en escena, nuestra intención es sentir la agonía que Virginia sufre por dentro, a pesar de que no ha dicho una sola palabra. Sentíamos a Virginia a través de cellos, violines agudísimos puestos al límite, acordeones graves y disonantes por momentos, cambios de ritmo bruscos, percusiones acusadas... Virginia es la inestabilidad y la fragilidad, con una peligrosa mezcla de belleza, y como tal la oímos. El sonido es extradiegético porque no pertenece al mundo de la ficción, está claro, pero en realidad no lo es tanto si nos paramos a pensar que nuestra intención fue siempre personalizar el espacio sonoro a tiempo real con lo que sucede en escena.
Cuando es Vanessa la que hace suyo el sonido, el panorama cambia radicalmente. Suenan melodías aparentemente antiguas que transforman los gritos de los violines en caricias y ternura (la que Vanessa necesita para curarse), y su metamorfosis se cumple finalmente con una demostración de determinación que se refleja en la voz Björk. La descodificación del mensaje final está destinada sólo a aquellos que sean capaces de notar la amargura de las palabras de Vanessa, tan cargadas de ironía como una canción aparentemente boba como "All is full of love".
Cuando los hombres hacen acto de presencia, la música juega, igual que ellos, al engaño. La primera aparición de Roger es un recurrido rizoma de violines y violoncellos pseudo elitistas, un reflejo del manido cliché bohemio del que Roger acabará haciendo mofa. Clive es más oscuro. Su mundo de farsas caballerescas es un bucle de un piano que casi se toca con pereza, con desgana, puede que incluso mal afinado, aunque Clive baila al ritmo de su música repitiendo una y otra vez sus mantras artísticos, lo mismo que el lunático cuando aúlla a la luna.
A veces no todos los espectadores entran en estos códigos, ni mucho menos. Pero la experiencia de Mariposas me hace querer dar un pasito más en lo que la música tenga que decir en La Enfermedad. Nuestra integración entre emoción y espacio sonoro en MOTHS fue máxima, al menos desde el punto de vista del equipo. Hacer partícipes a los espectadores de esa comunión no es más que otro de nuestros múltiples objetivos. El tiempo dirá si todo esto no es más que una paja mental, o si de verdad conseguimos hacerles sentir algo, por pequeño que sea.


Algunos artistas y piezas utilizadas en MOTHS:

1. Aranis es un grupo belga muy poco conocido ya que no tienen discográfica y han autoeditado todos sus discos. Su sonido es de una belleza insólita, puesto que mezclan el uso de instrumentos clásicos con ritmos y cadencias más propias del rock o la música ambiental. El resultado es una delicia oscura y melancólica que era el sonido ideal para MOTHS. Usamos varias piezas suyas, sobre todo para asociarlas a Virginia.


Vala (en directo y con un sonido malo).
Una pieza impecable, sonaba en la transición a una escena crucial: la cena.


Jona. Una buena grabación.
No la utilizamos en el montaje pero siempre la tuve presente.


2. Max Richter es un compositor alemán afincado en Londres que practica un minimalismo a caballo entre lo comercial y lo alternativo, y que se mueve más o menos en las mismas aguas que compositores como Philip Glass o Craig Armstrong, aunque, en mi humilde opinión, es el mejor de los tres. Es mi músico de cabecera hoy por hoy, y probablemente alguna pieza suya tenga hueco en La Enfermedad.


On the nature of daylight. Sobrecogedora y hermosísima.
Es casi un "love theme" para Vanessa y Virginia. O sin el casi.


3. Björk. ¿De verdad tengo que decir algo sobre ella?


All is full of love. Una versión en directo para variar un poco.
No hay final feliz.



No son todos los que están, no están todos los que son, pero para ilustrar mi paranoia del día creo que es suficiente. Con La Enfermedad los planteamientos serán bien distintos. Pero mi cabezonería será la misma.

Ni que decir tiene que como aún no somos oficialmente profesionales (oficiosos sí, oficiales no, capítulo al respecto otro día... ), no hemos tenido que pagar derechos. Aunque legales somos, y SÍ hemos intentado contactar con todos ellos para informarme de cuánto habría que pagarles, llegado el caso. Y aún estamos esperando, que conste.




jueves, 16 de octubre de 2008

Y se acabó el silencio


A todos sin excepción. Ninguno merece estar en cunetas polvorientas y colinas sin nombre. Los seres humanos tenemos memoria de pez y volveremos a repetir la misma historia como no recordemos a todos y cada uno de ellos. Sus tumbas. Sus nombres.

Por una vez, ¡bravo, Superjuez! Tráigalos a todos a casa de una vez por todas. Llegan muertos, llegan tarde, llegan ya demasiado maltrechos esos huesos para hijos que se murieron sin saber dónde estaban sus padres. Llegarán tarde, y aún así, llegarán.

Y tráiganle a casa también a él, porque es nuestro y de todos. Porque se lo debemos.




"(...) Bernarda: Y no quiero llantos. La muerte hay que mirarla cara a cara. ¡Silencio! (A otra hija.) ¡A callar he dicho! (A otra hija.) Las lágrimas cuando estés sola. ¡Nos hundiremos todas en un mar de luto! Ella, la hija menor de Bernarda Alba, ha muerto virgen. ¿Me habéis oído? ¡Silencio, silencio he dicho! ¡Silencio!"

F.G.L. Día viernes 19 de junio, 1936.

¿Podríamos hacer La Enfermedad a ritmo de rock?

Creo que no. Al menos, no con este presupuesto. Mi pregunta existencial del día viene a cuento de mi último descubrimiento: Spring Awakening, exitoso musical estrenado en el Off-Broadway (que luego, debido al clamor popular, pasaría al Broadway a secas, eso sí), ganador de (ojo) 8 premios Tony, incluyendo Mejor Musical y Mejor Dirección. El álbum con las canciones de la obra también ganó un premio Grammy.
Es raro. El Despertar de Primavera es una obra escrita por Franz Wedekind en 1891. Nos interesa porque nuestro amigo Ferdinand le admiraba y estuvo indudablemente influenciado por su teatro, como pudimos leer en la crítica sobre La Enfermedad de la Juventud. Wedekind se preocupó principalmente de retratar las pulsiones humanas como el sexo y la posesión desde un punto de vista crítico y perturbador. Sin él, Bruckner jamás habría escrito La Enfermedad.
Pero es raro, sí. Es raro ver de nuevo a esos personajes emblemáticos (inolvidables Melchor y Wendla), tan imprescindibles para una muestra de drama de las escuelitas de arte dramático como los mismísimos Juan y Julia (de la Señorita Ídem). Es raro verles cantando canciones pop y saltando a ritmo de rock. Me resisto a pensar que esta versión enlatada de Spring Awakening sólo sea una patochada descerebrada nacida al rebufo de algunos engendros como los rebeldesways en todas sus clónicas versiones (dan cosica).
Para empezar, el autor de las canciones es Duncan Sheik, músico interesante del palo de Chris Cornell, que siempre estuvo dando guerra en los 90, pero nunca llegó a cuajar como músico reconocido. El tío se interesó por el teatro al ver que su carrera no acababa de despegar, y tras alguna que otra colaboración acabó dando en el clavo con esta obra, cuyas canciones ya se han convertido en todo un himno para muchos chavales en los Estados Unidos.


La actuación tipo popurrí que hicieron en los Tony de 2007.

¿Estamos ante el nuevo West Side Story, el nuevo Grease? ¿Estamos ante una obra que, como dice su publicidad, marcará la vida de toda una generación?
A mí un musical sí que me cambió la vida. Fue Cabaret. Lo vi, y pensé: esto es grande. Esto me gusta. Quiero HACER esto.
Por eso siempre me veréis defender el musical frente a sus detractores. Pero no el musical enlatado, ese no, nunca.
Así que no sé qué pensar con Spring Awakening. Es raro. Por un lado me parece un poco sacrílego, por otro tiene esa porción de morro e imaginación que lo equipara a los grandes. El hecho de que esté basado en una joya no sé si me emociona y me da esperanza, o si me horroriza un poco. No sé si me da envidia. No sé si me es indiferente.


"Totally Fucked", una de las canciones más conocidas. Se pega cosa mala, ¡cuidado!

Aunque puede que, en realidad, lo que me jode, es saber que no podré ir a Nueva York a verlo in situ, antes de que alguna productora visionaria española tenga la genial idea de fotocopiarlo y ponerlo en la Gran Vía con los actores-robot del momento.

PD- En el vídeo de los Tony, les obligaron a censurar la canción "Totally Fucked" porque, por supuesto, en la tele yanqui no se puede decir FUCK. Así que cuando toca decir la palabrita de marras, se tapan la boca. Si lo miráis con atención, uno de los chavales hace un corte de manga en algún momento, a modo de pequeña venganza. Hay que fuckerse.



miércoles, 15 de octubre de 2008

¡Miedo y sorpresa! ¡Sorpresa y miedo!



Sólo para pasar un buen rato...



lunes, 13 de octubre de 2008

¡Cuatro mil despistados que buscaban sexo en internet fueron a parar aquí! ¡A un blog de unos mindundis! ¡Algo va mal en el mundo! ¡ARG!



Mientras Ángel disfruta de sus vacaciones en Brasil (mi rechinar de dientes no es envidia, es que... hace frío), aquí nos quedamos las de siempre levantando el país. O algo. Hoy he compartido una interesante tarde dire-actriz con Carol, que definitivamente interpretará María (la protagonista, podríamos decir) en La Enfermedad de la Juventud.

Y al hilo de esto, seguimos con las pruebas para el reparto. El miércoles vemos a los potenciales Federicos, y el jueves a los Alts y Desirées seguramente. Ya veremos si nos da tiempo a más esta semana, cosa que dudo. No desesperen los que están a la cola, que los ensayos no empezarán hasta noviembre a este paso.

Hoy se ha inaugurado el curso en la RESAD. Mucho ánimo para todos los alumnos, compañeros y amigos que tienen que trabajar como campeones en la nombrada Innombrable. Especialmente para Lau, que se está pegando cabezazos contra la burocracia de la Santa Sede una y otra vez.

Anda, ríete un poco. La risa cura... ¡Y al menos ya se termina el lunes!


Y sí, aunque el contador de visitas no lo refleje, puesto que fue instalado hace poco, nuestra cuenta Google nos dice que hemos llegado a los 4.000 visitantes despistados que se han pasado por aquí. No está mal para nuestra inversión publicitaria de menos cero. Si nos vinieran a ver al teatro la mitad, ya tendríamos público para una buena temporada. En homenaje a todos esos internautas perdidos que no buscaban enriquecimiento cultural, aquí va un poco de carnaza:





domingo, 12 de octubre de 2008

¿Cómo es el infierno de un Jedi?

Hace algo más de un año realicé un curso de dirección de actores en la escuela Bululú de Madrid. Estaba quemadísima de la RESAD, tenía bastante poca fe en la gente del teatro y me estaba planteando seriamente hacer un parón de todo esto para encontrarme a mí misma o acabar de perderme por completo. Sin embargo, gracias al maestro Malonda, a su buen hacer, a su método tranquilo y eficaz, y, sobre todo, a los magníficos compañeros que conocí, me di una tregua e intenté seguir adelante. Luego llegó cuarto de dirección, Laura, Ángel, Mariposas Nocturnas, las chicas... y lo demás ya es historia.

Parte de la fuerza para continuar vino de conocer en Bululú a tanta buena gente. Directores, profesores, y actores como Carlos B. Rodríguez (entre muchos otros) que ahora protagoniza un cortometraje realizado dentro de la Escuela de Escritores. Se llama "Expediente J" y me ha tocado la fibra sensible del frikismo, así que no me queda más remedio que recomendarlo y, celebrar así, con una excusa, aquel maravilloso julio vivido en Bululú.










“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.