viernes, 30 de mayo de 2008

Ana y el cotilleo, Ángel y la música, Carol y la lideresa, y más promesas...

Toda buena compañía debe promocionar las carreras paralelas de sus miembros y nosotros no podíamos ser menos. Yolapeordetodas tiene el gusto de recordar al respetable las múltiples actividades en las que están involucrados algunos de nuestros miembros/colaboradores.

Lo primero, que existe una especie de televisión online de la que nuestra adorada Ana Del Arco (Vanessa en MOTHS) es presentadora habitual. Concretamente, en un programa de cotilleos al más puro estilo Juan Palomo (yo me lo guiso, yo me lo como) cuyo nombre es "El Punto Gilton".



Ni que decir tiene que, independientemente de los contenidos del programa, que habrá a quien le guste y a quien no, seguro, Ana está monísima y derrocha ganas y simpatía, como siempre. Además, es un registro completamente diferente al que Ana ofrece en "Mariposas Nocturnas", así que es una prueba excelente de la versatilidad y el talentazo que posee. El programa es diario y apenas dura cinco minutitos, de modo que si alguien necesita poner el cerebro en agua un ratito al día, que no dude en echarse unas buenas risas con nuestra Ana. Y al hilo de todo esto, que nadie pierda de vista a este chico, que va a dar que hablar.

En otro orden de cosas, anunciar también que nuestro querido Ángel Bayón dará un concierto en breve en la capital. Ángel ha sido ayudante de dirección en MOTHS, para las funciones que hicimos en la RESAD, pero en breve va a pasar también a interpretar a nuestro Roger Fry, en sustitución de Pedro Cuadrado. Pedro no nos dejó porque seamos unos plastas, aunque es cierto, sino porque le salió un contrato estupendo para el próximo festival de Almagro, cosa de la que nos alegramos porque seguro que le irá estupendamente. Volviendo al tema erótico-musical, Ángel es miembro del dúo MINOS de electro/industrial/alternativa (y no lo digo yo, ojo, lo dice su perfil de myspace). Me recuerdan horrores a Depeche Mode... La cita, el 5 de junio a las 21.45 horas en la Sala Biz. Que nadie se lo pierda, por favor, que Ángel va a estar arrebatador como divo del trance-pop, o lo que sea. Aquí tenéis las pruebas:


Y por último, aunque no menos importante, parece ser que en la web de la Innombrable ya han subido el programa para ese acontecimiento mediático que va a ser el estreno de la semiópera "La Reina de las Hadas" de Henry Purcell. Digo acontecimiento mediático por aquello de que se han juntado dos o tres conservatorios, la Comunidad de Madrid y la propia RESAD (ups, lo he dicho) para producir esta obra ingente con más de 300 personas en su equipo y un presupuesto que ronda los cinco millones de las antiguas pesetas (vale que para el teatro profesional podrá parecer poco, pero eso es más de lo que hemos visto el resto para cualquier otro montaje).
Lo más sorprendente es que consiguieran colarlo como un taller fin de carrera (la misma categoría bajo la que se creó MOTHS, para que nos entendamos todos). Da que pensar, ¿no? Nuestro montaje confiaba en el talento de un equipo escaso pero unido, y justo en el teatro de en frente vamos a tener este prodigio titánico que ha tenido el apoyo de todas esas instituciones... ¡con asistencia de Esperanza Aguirre al estreno incluída! Y nosotros, que somos simples alumnos, a veces nos quedamos pasmados con este tipo de irrupciones políticas en los procesos pedagógicos... Lo verdaderamente importante debería ser solamente el trabajo de nuestros compañeros y el proceso de trabajo que han culminado. Esperamos estar allí para apoyar a nuestros compis, pero no para regocijarnos en tener el favor o la condescendencia de los poderosos.
En cualquier caso, lo más importante es que nuestra pequeña Ginia, es decir, Carolina Rocha, está en el reparto de la creación dramatúrgica creada para la ocasión, que se basa en "El sueño de una noche de verano" de Shakespeare. Y como va a estar estupenda (porque Carol tiene la bondadosa cualidad de ser y estar fantástica sin proponérselo, una capacidad sólo inherente a los grandísimos actores) pues sólo podemos recomendarlo y recordar que será el 5 y el 6 de junio en la sala Valle-Inclán de la RESAD a las seis de la tarde. Y quien quiera ir, que corra, porque me temo que va a haber hostias... Glamour y gorgoritos garantizados.

Y mañana, si Godot quiere, servidora anunciará los términos del primer contrato de distribución para MOTHS... pero mejor no revelo nada, no vaya a ser el cuento de la lechera. Cuando tenga los papeles en mano firmados con mi sangre, desvelaré el futuro de nuestro primer vuelo sin paracaídas. ¡Y lo mismo para celebrarlo cuelgo una foto de LA SEÑORA DRAMATURGA Y TODO!. ¡Tiembla, Virginia, que viene la Galletero!

Buen fin de semana a todos y paz perpetua a los que la quieran.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Yo llegué para quedarme

Por fin he conseguido sacar un ratito para dejar mi huella en este blog, que por otra parte es de todos nosotros. La innombrable a veces no nos deja ni tiempo para poder expresarnos, es curioso que en una escuela de creación esté mal visto crear. No sé cómo sentará entre los miembros externos o internos de la susodicha, el Tinglao en el que nos hemos metido (y me da igual, ¡qué demonios!) pero hay cosas que en esa santa sede no se perdonan.
Pues a lo que iba, yo como autora (ODIO LO DE SEÑORA DRAMATURGA, porque ni señora -a Dios gracias- ni de momento dramaturga) he conseguido lo que todo autor desea en su vida, distribuir lo que he creado y formar parte de un núcleo que creo (y espero y deseo y confío) comparten puntos de vista equivalentes en torno al arte e incluso en la forma de ver la vida, y eso, amigos es un auténtico placer.
Sé que desde mi podium impuesto o autoimpuesto (va por usted Fátimilla) de autora -insisto- puedo recordar levemente a la madrastra de Blancanieves pero en versión viejecita, cuando yo me pido la versión divina, es casi inevitable, es la máscara, la excusa para no exponer más de la cuenta lo que ya se ha expuesto en el texto. Este texto nació una necesidad profunda de hablar, a mí que me cuesta tanto, y de reflexionar acerca de cosas muy unidas a mi vida y sobre todo a mi generación.
No sé qué opinan los actores, porque a ellos les cayó el encarguito como el cielo a los galos, sobre la cabeza.
Sirvan estas palabras para reconciliarme con este momento presente y con este camino que se nos abre, para así perder el miedo y sonreir un poquillo (que falta me hace)
CON SUMO AMOR...

Algunas fotos de montaje






Las fotos se las debemos a Max Rosenheim. En breve, más y más suculento todavía.

martes, 27 de mayo de 2008

DV8 o la cumbre de la danza-teatro

No sólo de Pina Bausch vivimos.
Posiblemente, los orgamos espirituales más largos y profundos que he tenido nunca han sido de la mano de esta gente. Mejor ver, sinceramente, porque no hay palabras para describirles ni adularles. De mayor quiero dirigir algo la mitad de bueno y valiente que esto, por favor, por favor, por favor.
Y ya puestos a pedir, no vendría mal aprender a bailar.


-De "The Cost of Living" (o cómo Cher nunca volverá a ser la misma; David Toole es el actor sin piernas, increíblemente expresivo e intenso, un triunfo):





-De "Enter Achilles" (o las complejidades de la masculinidad y todo aquello que los tíos ahogan en los bares con cuatro pintas de Guinness):




-De "Strange Fish" (o uno de los más impresionantes dúos jamás creados sobre ¿la prostitución?, ¿la dominación sexual?, ¿la incapacidad para comunicarnos?):




-Y lo último que tienen en cartel, "To be straight with you", sobre la persecución política y física de las personas homosexuales:




Que son unos maestros, vaya. Y que cuando seas padre, comerás huevos, supongo.

viernes, 23 de mayo de 2008

Se abre el telón

Aquí van la clase de cosas que nunca pondremos en un tríptico comercial.
Que servidora esté despierta a estas horas cuando son exactamente las cuatro y doce minutos de la madrugada, no es bueno. Que decida inaugurar oficialmente el blog de esta recién parida compañía (o comparsa) de faranduleros, menos aún. Y si digo que tengo al lado una botella de Ribeiro con denominación de origen de Valdeorras, peor.
Mecachis, el domingo es el gran premio de Mónaco y yo con estos pelos. Debí empezar el blog con algo más glamuroso, ahora seguro que no nos va a contratar nadie... Un día escribiré largo y tendido sobre el por qué de mi pasión por la Fórmula 1. (La Fórmula 1 y el teatro, ¿cuándo se unirán para convertirse en el vicio definitivo, ¿eh?, ¿eh?)
Pero supongo que no hemos creado este espacio para decir cosas bonitas, de la misma manera que no hablamos de cosas bonitas en nuestros montajes. Y MOTHS es un ejemplo de ello. Me comentaba Laura (autora) esta mañana, que cierta persona le había dicho que nuestro montaje es "puro". Nada más lejos de la realidad. Si algo he rechazado de plano a lo largo de estos años de peregrinación por La Innombrable es la supuesta "pureza" o limpieza del teatro. Por Dios, hay que ver los términos que usamos cuando nos queremos poner pedantones. "Limpieza". ¿Qué somos? ¿Nazis? Además, salvo que uno sea un niño burbuja o el mayordomo de Tenn, la limpieza absoluta es una utopía y un fraude. Y por supuesto, no es deseable. Es insana. Así están los niños de ahora, machacados por alergias, intolerancias y demás complicaciones. ¿Y por qué? Porque sus papás no los llevan al campo de vez en cuando a rebozarse en la hierba y perseguir chuchos y gatos salvajes hasta caer rendidos. Es cierto eso de que tengo idealizada mi infancia...
En fin. La conclusión: la porquería no es tan mala como nos quieren hacer creer. Nos ayuda a mantener activas las defensas y, por si fuera poco, crea en el espectador una ambigua sensación de desequilibrio, estimulante, inquietante y morbosa. Porque los espectadores somos unos morbosos, no cabe duda. Y la limpieza no excita ese lado nuestro tan políticamente incorrecto. Ah, pero es ver un obstáculo o algún acecho en el espacio escénico y pensamos:
¿estaría eso preparado? ¿se darán cuenta de que el pastel de carne que estrellaron contra el suelo en la escena 2 sigue ahí, ahora que vamos por el tercer acto? ¿se hará daño el actor si se tropieza contra esa silla medio recostada que apenas se ve en la oscuridad? ¿podré verle la teta a la actriz si se le vuelve a caer la manga del camisón...?
Y no es que seamos unos tristes, no. Más bien al contrario. En realidad, vamos al teatro para VER estas cosas. Para olerlas y sentirlas cerca. De hecho, queremos ser partícipes de todo ese riesgo. Cuando existe ese clima sobre el escenario, estamos con los personajes. Una parte de nosotros encontraría divertido que a la actriz se le resbalase de verdad la manga para poder verle una teta, sí, pero el verdadero espectador entiende que en la posibilidad es donde radica la gracia, y por tanto la magia. No en que eso pase de veras. No en que el actor se mate si tropieza con ese objeto que hay volcado sobre el escenario. No queremos que se haga daño: pero la posibilidad está ahí, nos contempla, y nosotros a ella. Y eso sólo puede pasar en el teatro. Y eso es magia.
Esta es la clase de morbo que siente un buen espectador. Es un morbo positivo, dionisiaco y ancestral. Y que algunos me lo quieran quitar me parece una mamarrachada.
Así que, no, MOTHS no es puro. No es limpio. Qué va. Grita con una flema de mala hostia desde las entrañas de Virginia hasta las cadenas de terciopelo que le imponen a Vanessa. Se revuelve contra todo orden, por boca de Clive (¡EL ARTE DEBERÍA SER POR NORMA ACCESIBLE A TODOS LOS HOMBRES, -COJONES-!) y Roger (víctima no, un privilegiado). Y contra lo que algunos pensaron, no nos dedicamos a jugar a las casitas ni a imitar a Chejov con mesas camilla. Si hay que decir alto y claro que todo es farsa, que todo es teatro, pues se dice, y a los ojos:


El episodio de hoy ha sido "El morbo y la furia", por titularlo de un modo muy alterguay y de referencia literaria. Tengo mucho de lo segundo últimamente. En próximas ocasiones trataté el asco, el sexo, el silencio, el fracaso y, con suerte, el amor.
Sed buenos, o Vanessa aparecerá junto a vuestra cama gritando ¡POSTIMPRESIONISTA! y os morderá el culo. Tal que así:


Y ahora, Angélica, échame la bronca.






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.