sábado, 7 de junio de 2008

CUMPLE DE LA DIRE!!!!

Amiguitos y amiguitas hoy vuelve a ser un gran día, entre otras cosas porque es sábado, sabadete. Y aparte porque... FÁTIMA cumple años (aplausos y ovaciones varias) cumple pocos añitos pero bien puestos y seguro que agradece una sincera felicitación de aquellos que os pasáis por el blog a escondidas.
FELICIDADES hermanita.
PD. Hoy he soñado que 1. conocía a Angélica Lidell (como si ella quisiera conocerme a mí...) 2. representábamosMoths en un gran escenario y me tocaba sustituir a Carol (ni que quisiera) y no me acordaba del texto. !Aaaaaarg¡ entre el público estaba la Espe, ALmodóvar y gente vip jajajajajajajaja. Tengo que ir al dr.
PUES ESO,

MUCHAS FELICIDADES. ERES LA CAPITANA DEL BARCO.


*[Añadido de la interesada a la postre. Lo prometido es deuda: aquí os dejo una foto de mis tiempos mozos. Es de uno de mis primeros trabajos en la dirección. Estaba intentando explicarle su objetivo a un actor. Como véis, con tranquilidad, natural y de buen humor, como acostumbro a trabajar hoy día... La que se parte el ojete al fondo es mi señora madre, guapísima y dulce como siempre. Espero que os guste. Gracias a todos. Sus quiero.]





1 comentario:

HadaJones (del Arco) dijo...

Ole ole y ole. Que grande eres bonita. Felicidades de todo heart. Y que cumplas muchisimos mas y que nos sigas contratando. Muuuak






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.