lunes, 9 de junio de 2008

Maestros del teatro (II)

No todo lo que se actúa tiene que sentirse de verdad... ¿Cierto, señor impostor?




Y diréis todos: ¡pero si esto no tiene nada que ver con nuestro serial "Maestros del teatro"! Aaahh... ¿y quién dijo que nuestras influencias eran buenas? ¿Eh? ¿O lógicas? ¿O incluso recomendables?
Pues eso.

PD- No debería decirlo, pero la nota en dirección por MOTHS ha sido la segunda más alta de la promoción, por detrás de otro montaje que no mencionaré, porque está feo... un 8, que rima con bizcocho y otras cosas más interesantes. De verdad, a estas alturas, me importa un pijo la p**a m****a de nota de los c*****s. ¿Y por qué? Pues porque me llevé algo bastante más valioso que un notable en una lista. Y ya sabéis lo que es, pequeños.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como putas cabras que estáis macho...






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.