sábado, 27 de septiembre de 2008

Comunidad de Madrid: la suma del dinero de todos

¿Estarán pensando en protagonizar la segunda parte de ésta?


Si recientemente hablamos del amigo Boadella, hoy toca dar cuenta del acontecimiento socio-cultural y espasmódico del año: la inauguración de los teatros del Canal de Isabel II (futura empresa privada si todo va según los planes de Espe). Al acto acudieron personalidades del teatro tales como José María Álvarez del Manzano, Vicky Martínez Berrocal, Cari Lapique, José María Aznar y Ana Botella.

El coste total de la ceremonia fue apenas de un millón doscientos mil euros. Curioso. Y luego a nosotros nos piden dos años de experiencia como compañía para darnos una mísera subvención.

Pues nada. Que siga la fiesta.


La gala: euro a euro

- Díptico y sobres de invitación: 3.280 euros.

- Bolsas regalo personalizadas: 57.000 euros.

- Alojamiento artistas: 25.000 euros.

- Transporte artistas: 24.000 euros.

- Catering para 900 invitados: 126.000 euros.

- Moqueta serigrafiada y proyección en la fachada del edificio: 23.500 euros.

- Vestuario de azafatas y acomodadores: 12.500 euros.

- Caché artistas: 309.508 euros.

- Seguros, mensajería, gastos de material y telefonía: 18.600 euros.

- Equipo de iluminación: 39.000 euros

- TOTAL ESPECTÁCULO: 654.880 euros.

- TOTAL SERVICIOS: 475.060 euros.

- TOTAL TELEVISIÓN: 99.300 euros.

[Fuente: elpaís.com]





No hay comentarios:






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.