martes, 23 de septiembre de 2008

Dentro del Actors Studio



Y hoy, televisión de la buena, niños.

"Inside the actor's studio" es un programa de televisión de la cadena de cable norteamericana Bravo. Lleva emitiéndose 14 años ininterrumpidamente, y está presentado por el guionista y profesor decano del estudio James Lipton. El programa tiene un formato muy sencillo: Lipton realiza una entrevista a un personaje relevante del cine (generalmente actores) en el que se recorre toda su filmografía y donde, al final, se le realizan 10 preguntas personales. Los alumnos del Actor's Studio son el privilegiado público y al final tienen oportunidad de realizarle unas preguntas al invitado.

Desde el inicio del programa, han pasado por el plató más de 200 invitados: 8 directores de cine, 4 guionistas, 61 actores y actrices, 2 músicos, y 71 ganadores de un Óscar de la Academia de Hollywood.

Ni que decir tiene que el tono del programa alaba totalmente el star-system de la Meca de los Sueños, pero también ofrece un testimonio muy poco habitual del trabajo del actor en un medio tan sofisticado como es Hollywood. Muchas de las entrevistas son inteligentes, emotivas, y están centradas en los métodos de trabajo que tiene cada invitado. Además, en muchas de ellas conseguimos saber algún que otro secreto de las obras que han marcado la historia del cine...

En definitiva, el programa merece mucho la pena y no tendréis ningún problema en encontrar un buen catálogo de entrevistas en Youtube. Muchas de ellas, con subtítulos en español.
En este caso os voy a dejar un vídeo sin subtítulos, pero es que merece mucho la pena: la grandísima Jodie Foster habla de cómo descubrió la verdadera interpretación a través de Robert De Niro en "Taxi Driver". Casi nada.

En fin, un caramelo para el alma.






No hay comentarios:






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.