jueves, 18 de septiembre de 2008

Foticos guays de la señora dramaturga en acción



Nuestra Laura también es bailarina y profesora de danza oriental, aparte de nuestra dramaturga de cabecera.


Este curso inicia un nuevo periplo de enseñanzas y bailes en diversos centros. Para mantenerse al tanto, acudan a su blog personal.


¡Escribe! ¡Baila! ¡Hace unas delicias turcas de miedo!


Si esta chica no es un chollo, que baje Chéjov y lo vea.


3 comentarios:

Laura dijo...

JAJAJA pero si me ha colgado! ¡me has sacado los colores!
Más guapa eres tú, señora directora.

Ángel B dijo...

¡Fui fuiu!,¡esa es nuesta dramaturga!,¡si señor!...¿y la espada?,¿dónde tiene la espada?.

Laura dijo...

La espada se la he prestado a Jorge para que vaya ensartando a chicos rubios en días de borrachera...jejeje






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.