jueves, 25 de septiembre de 2008

Ya podemos decirlo




Este pedacho de actor como la copa de un pino, este hombre de portentoso talento, este polifacético artista de planta inigualable que lo mismo te escribe un monólogo que te protagoniza una serie, éste, y no otro, será el nuevo Clive Bell en Mariposas Nocturnas - MOTHS.

Ya está, ya lo he dicho. Véanle aquí, porque merece la pena. Javier es licenciado en interpretación por la RESAD, y ahora mismo se encuentra preparando un monólogo de humor, escrito por su propia mano. A ver si le podemos ver en breve sobre los escenarios con este proyecto.

Con respecto a Mariposas, por ahora hay que esperar. Los diferentes proyectos de cada uno de los implicados nos tienen ocupados, aunque en el horizonte la idea de retomar la obra con un objetivo concreto sigue ahí. Esperemos que todo llegue a buen puerto, y así pronto podremos ver a Javi como nuestro particular Zeus, nuestro crítico de arte humano e imperfecto como la vida misma.

Bienvenido a bordo.


PD- Y que cumplas muchos más.

1 comentario:

Laura dijo...

BIENVENIDO JAVI!
Seré implacable como dramaturga y amistosa como compi. Además si llego a pensar que lo puedo hacer mejor que tú, no te preocupes que ya me subo al escenario (sí, no entiendes nada pero Fátima sí)

¿Tenemos news, directora?
Un beso al nuevo






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.