miércoles, 22 de octubre de 2008

BRASIL NO SOLO ES SOL Y PLAYA


"Por que yo lo valgo" me voy a la playa en Natal a relajarme a una tumbona con sombrilla...qué me tomo un coco verde fresquito o una caipirinha?. Mientras trato de concetrame en otra lectura de La enfermedad de la juventud, el sofocante calor de esta zona tropical de Brasil hace que no me resista a darme un chapuzón; a la vuelta, me seco al sol y pido a uno de las vendedores ambulantes que me prepare una refrescante ensalada de frutas tropicales. En estas playas puedes encontrar todo tipo de souvenirs: pulseras, collares, pareos, gafas de sol, cuadros, botellas con frutas o cangrejos... y toda una carta repleta de apetecibles platos, desde el fabuloso coco verde, a combinados, crepes, espetinhos, cocadas, gambas al ajillo, helados, empanadillas...todo ello suminstrado por vendedores con carritos que van de allá para acá toda la mañana. Ya fresquito y relajado me es imposible volver a concentrarme en la lectura...los ojos se me van detras de esos cuerpos que solo la mezcla de razas puede dar y solo he podido ver en este país.


Pero para demostrar que no todo es playa, sol...quiero dar fe de que aquí también existe la cultura. Por una de estas cosas que tiene la vida, acabo el otro dia yendo a ver al Teatro Alberto Marañon (el principal de Natal) un espectáculo de danza contemporánea. Y cual fue mi sorpresa cuando empieza el primer número y dicen que habla de Virgina Woolf!!!!, que no Virginia Stephen; contaba sus últimos momentos de vida y su muerte...precioso.
Como postre os dejo un poema de un joven talentoso brasileiro que tengo el gusto de conocer. Nos vemos en las primeras lecturas.
ANGEL BLUE EYES
Hey angel blue eyes
Sweet smile, caresses me with your gentle hands
Kisses me lovely, looking deep into my eyes
Whisper lovely naughty words in my ears
Lovely me softly, there is no rush almost morning
We´re never tired, this time, this bed, this moment
Belong to us, there´s nothing else, just you and me
So sweet, so soft love, some how so deep
It fell´s like swimming in a calm blue ocean
When I look deep into our blue eyes
Hey angel blue eyes
Sweet smile, caresses me with your gentle hands
Kisses me lovely, look deep into my eyes
Hey sweet angel blue eyes
Hold me, and with your wings take me to fly.
Sonio Goldes

3 comentarios:

fatimapeon dijo...

Ya era hora de dar señales de vida, querido mío. Pensábamos que íbamos a tener que buscarte sustituto porque habías sido abducido por alguna atractiva palmera carnívora, o algo. Aprovecha y carga las pilas bien que cuando vuelvas te vas a encontrar con todo en marcha. Ah, y NO TENGO ENVIDIA, NO TENGO ENVIDIA, NO TENGO ENVIDIA, NO TENGO ENVIDIA, NO TENGO ENVIDIA... Dicen que si repites una cosa muchas veces, te la acabas creyendo. Virginia es como Dios, está en todas partes!!

Laura dijo...

Díos mío!!!! por un momento confundí el relato de Ángel con el de la voz guarrona del tomate... Ángel, necesitas más agua fría y menos cuerpos sudorosos, morenazos, calentitos... NO TENGO ENVIDIA NO TENGO ENVIDIA NO TENGO ENVIDIA. Yo, tampoco me lo creo.
QUé asco.

fatimapeon dijo...

Jajajjaaja Laura... sólo falta el UYUYUYUYUYUUUUUUUUUUUUUUUY!






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.