viernes, 3 de octubre de 2008

Gracias!




Y seguimos con las pruebas para el reparto...

Gracias a Carlos, Igor, Juan Pedro, Antonio, Asier, José Antonio, Laura, Luna, Virginia, Silvana y Rosa María, por habernos escuchado pacientemente a la señora dramaturga y a mí divagando sobre nuestro por ahora ilusionante proyecto de La Enfermedad de la Juventud.

Seguro que alguno se acabará uniendo a esta familia de locos, nosotroslospeoresdetodos.

Así que un placer conoceros. La semana que viene, más.



No hay comentarios:






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.