jueves, 16 de octubre de 2008

¿Podríamos hacer La Enfermedad a ritmo de rock?

Creo que no. Al menos, no con este presupuesto. Mi pregunta existencial del día viene a cuento de mi último descubrimiento: Spring Awakening, exitoso musical estrenado en el Off-Broadway (que luego, debido al clamor popular, pasaría al Broadway a secas, eso sí), ganador de (ojo) 8 premios Tony, incluyendo Mejor Musical y Mejor Dirección. El álbum con las canciones de la obra también ganó un premio Grammy.
Es raro. El Despertar de Primavera es una obra escrita por Franz Wedekind en 1891. Nos interesa porque nuestro amigo Ferdinand le admiraba y estuvo indudablemente influenciado por su teatro, como pudimos leer en la crítica sobre La Enfermedad de la Juventud. Wedekind se preocupó principalmente de retratar las pulsiones humanas como el sexo y la posesión desde un punto de vista crítico y perturbador. Sin él, Bruckner jamás habría escrito La Enfermedad.
Pero es raro, sí. Es raro ver de nuevo a esos personajes emblemáticos (inolvidables Melchor y Wendla), tan imprescindibles para una muestra de drama de las escuelitas de arte dramático como los mismísimos Juan y Julia (de la Señorita Ídem). Es raro verles cantando canciones pop y saltando a ritmo de rock. Me resisto a pensar que esta versión enlatada de Spring Awakening sólo sea una patochada descerebrada nacida al rebufo de algunos engendros como los rebeldesways en todas sus clónicas versiones (dan cosica).
Para empezar, el autor de las canciones es Duncan Sheik, músico interesante del palo de Chris Cornell, que siempre estuvo dando guerra en los 90, pero nunca llegó a cuajar como músico reconocido. El tío se interesó por el teatro al ver que su carrera no acababa de despegar, y tras alguna que otra colaboración acabó dando en el clavo con esta obra, cuyas canciones ya se han convertido en todo un himno para muchos chavales en los Estados Unidos.


La actuación tipo popurrí que hicieron en los Tony de 2007.

¿Estamos ante el nuevo West Side Story, el nuevo Grease? ¿Estamos ante una obra que, como dice su publicidad, marcará la vida de toda una generación?
A mí un musical sí que me cambió la vida. Fue Cabaret. Lo vi, y pensé: esto es grande. Esto me gusta. Quiero HACER esto.
Por eso siempre me veréis defender el musical frente a sus detractores. Pero no el musical enlatado, ese no, nunca.
Así que no sé qué pensar con Spring Awakening. Es raro. Por un lado me parece un poco sacrílego, por otro tiene esa porción de morro e imaginación que lo equipara a los grandes. El hecho de que esté basado en una joya no sé si me emociona y me da esperanza, o si me horroriza un poco. No sé si me da envidia. No sé si me es indiferente.


"Totally Fucked", una de las canciones más conocidas. Se pega cosa mala, ¡cuidado!

Aunque puede que, en realidad, lo que me jode, es saber que no podré ir a Nueva York a verlo in situ, antes de que alguna productora visionaria española tenga la genial idea de fotocopiarlo y ponerlo en la Gran Vía con los actores-robot del momento.

PD- En el vídeo de los Tony, les obligaron a censurar la canción "Totally Fucked" porque, por supuesto, en la tele yanqui no se puede decir FUCK. Así que cuando toca decir la palabrita de marras, se tapan la boca. Si lo miráis con atención, uno de los chavales hace un corte de manga en algún momento, a modo de pequeña venganza. Hay que fuckerse.



4 comentarios:

Laura dijo...

Vámonos a NY metidos en la maletica de Ángelito (que a estas alturas debe estar bien fucked)
Me mola esta mezcla entre high school musical y el barbero sweeney todd

fatimapeon dijo...

Lo que me llama la atención de los yanquis es su compromiso con lo que hacen... quiero decir que la media de edad de los chavales de este reparto no pasa de los 22. La chica que interpreta a Wendla tenía 14 años cuando empezaron en 2006! Y sin embargo, se les ve un talento (o al menos un machaque de trabajo) increíble. Supongo que será su cultura de afán de perfeccionismo y no otra cosa, pero no deja de darme un poquito de envidia.

Ángel B dijo...

mi querida directora...desde el soleado y caluroso Brasil...recuerdas que yo vi ese musical y me traje el disco? hablamos a mi vuelta

fatimapeon dijo...

¡ESTA VIVOOOOOOOO! ¡ANGEL ESTA VIVOOOOOOOOOOOO! ¡ALABADO SEA EL SEÑOR!!!!!!!






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.