martes, 18 de noviembre de 2008

Bofetón

Semana de caos en cuanto a ensayos y trabajo. Creo que estamos acusando las dos semanas de culetes sentados en la silla analizando escenas, y reanalizando escenas, y venga vuelta a esta frase, y venga que si puedo ir al baño dire o que si jo, dire, que fulanito me ha pegado o que si ésta me ha sacado la lengua, o me ha hecho un calvo, o éste me acosa. Ah, no, perdón, que esos son mis pequeñajos del colegio... Creo. 
En cualquier caso, la buena noticia es que si todo va bien, entre el final de esta semana y el principio de la que viene tendremos cerrado el equipo artístico-técnico al completo que se va a hacer cargo de todo lo referente a La Enfermedad. Y va a ser cojonudo, como no podía ser de otra manera.
Y para celebrar una cosa que ni siquiera ha sucedido, voy a deleitaros con el programa más bruto y surrealista del espacio ultraexterior: Space Ghost. Y si además entrevista a Ojete Calor, ya lo vais a flipar. No voy a explicar nada. Para algo está la wikipedia. Mejor ver bajo el efecto de alguna sustancia. La que sea. Vale la pasta de dientes y las setas. Lo mismo da. Zombie-bofetón.











“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.