jueves, 6 de noviembre de 2008

Cuestiones de nombre

Queridos visitantes...
la dire y yo seguimos inmersas en el proceso reconfortante y a la par desesperante de poner en pie un nuevo proyecto. Para ella será la culminación de su carrera académica y para mí, un poquillo de trabajo con la peor de todas (y no miro a nadie)
Algo que nos cuestionamos repetidamente es el asunto del título, como toda traducción es susceptible de ser errónea ( y nuestra versión es nuestra, le pese a quien le pese) abrimos la veda para que digan o sugieran aquel título que consideren necesario. Espero que algunos de ustedes conozcan la obra (sabemos que no es accesible) y confiamos en su criterio.
Luego, ya haremos lo que nos venga en gana...

3 comentarios:

fatimapeon dijo...

Yo he explicado mis razones para elegir y bien justificadito que está en mi maravilloso ladrillo "Proyecto de Puesta en Escena y Trabajo Dramatúrgico sobre La Enfermedad de la Juventud de Ferdinand Bruckner adaptada por Laura Rubio Galletero". Pero lo de dos bolleras muy bolleras me tienta, me tienta... ¿Y éramos nosotras las que queríamos tirar por tierra prejuicios? Qué risa, sisters... También propongo "For the love of Mary" o "Desiré está más salida que el pico de una plancha". Sería un homenaje al destape, casi.

Laura dijo...

Tengo a Susana inmersa en el significado del título original porque por lo visto, en alemán hace alusión a un término médico y sin artículo, algo asñi como ENFERMOS DE JUVENTUD, pero nos irá contando

fatimapeon dijo...

Ooooh-ooooh...






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.