jueves, 15 de enero de 2009

Hace un año salía de la cabecita de Laura el primer borrador completo de Mariposas...


Y doce meses después, aquí estamos.
Por dar rienda suelta a nuestra obsesión con este texto maravilloso que tantas alegrías nos dio y nos dará, si nos dejan, vamos a celebrar otro homenaje a Mariposas Nocturnas, por aquello de que siempre será nuestra niña bonita. Lo siento, hoy toca autobombo profesional. Feliz aniversario...




3 comentarios:

Laura dijo...

Un año ya... parece que fue ayer. El tiempo ha volado y he llorado tantas veces de emoción con vosotros, que me hace pensar que algo bueno tenía todo aquello.
Besos

fatimapeon dijo...

De emoción lloraste. Y de otras cosas también. Lo que pasa es que ahora sólo te acuerdas de las cosas buenas. Te comunico que hay un dinosaurio en mi salón y se llama vestuario. El finde que viene hay que ir a por la Virgen... voluntarios? alguien?

Laura dijo...

Cierto, LLORAMOS de emoción y de rabia, de pena, de agotamiento... por suerte en este caso, la memoria es desmemoriada y sólo queda lo bueno.
Pero qué bonito fue, como lo son los primeros hijos.
¿Adónde hay que ir por la dichosa Virgen? espero que no sea a Lourdes






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.