lunes, 5 de enero de 2009

Vuelta a la cruda realidad: ¿qué nos espera este año, ay dios mío?



¡Ay, gañanes, que os pensábais que os teníamos abandonados! Pues no. Lo que pasa es que me ha pesado el culo cosa mala para actualizar porque he estado ocupada entre unas cosas y otras, e incluso me ha dado tiempo para agarrar un buen trancazo.
Para regocijo de algunos y pena de muchos, sólo estábamos cargando las pilitas. Hemos vuelto con la misma espantajería y mamarrachez de siempre. Lo cual se traduce más o menos en que este mes estaremos trabajando como cabrones para llegar a tiempo al estreno de La Enfermedad... porque sí, nos falta el tiempo, esto es ya vox populi y el parón de las vacaciones nos ha hecho más mal que bien en lo que a ritmo de ensayos se refiere, pero como somos así de chulos lo sacaremos adelante y os ofreceremos lo mejor de nosotros mismos cuando se levante el telón, de eso que no os quepa la menor duda.

Han pasado muchas cositas. Algunas buenas. Otras malas. ¿Por dónde empiezo?


Recapitulemos:

1) A finales del mes pasado nuestra adoradísisisima Anita nos tuvo que dejar en suspenso porque sus compromisos profesionales están demandando de ella el 200%. Ana es un terremoto y se come el mundo cualquier día, pero mientras tanto, lo mejor que puede hacer es saber que la queremos, que apoyamos su carrera y que ésta es su casa, así que el hecho de que nos haya dejado en este proyecto no quiere decir que no vuelva en los futuros o que se vaya a librar de tener su propio Celebrities en su cumpleaños. Bueno, aunque algo sí que va a hacer en La Enfermedad... pero eso es secreto y sólo lo sabemos ella y yo.

Por cierto, que el día 15, os toca ver Telecinco, chavales. Yo aviso.

2) En sustitución de Ana en el papel de Irene hizo acto de presencia la señorita María Prado, compañera de promoción de la propia Ana, Carol, Julio y Pedro en la RESAD. María se sube al barco de los locos (y que nadie se lo comente mucho, a ver si se lo va a pensar mejor) y va a tener el gusto de que Carolina Rocha la ate a una cama, ahí es nada. Me sé de unos cuantos que se cambiarían por ella...


Miradla, ¿lo notáis? Por dentro está pensando: eeestoy tranquilaaaa...


Pues eso, Mary, que no te habíamos dado la bienvenida apropiadamente, así que para celebrarlo te pongo uno de los grandes éxitos de tu tocaya Mariah Carey, versionado por una espontánea que necesita contratar un curso de Home English. Por ninguna razón en especial. Porque nos gusta desconcertar, vamos.





3) La mala noticia más gorda con la que empezamos el año es que MOTHS - Mariposas Nocturnas NO ha sido seleccionada para participar en el XII Certamen de Teatro para Directoras de Escena de la Ciudad de Torrejón de Ardoz. No sabemos si el comité seleccionador se pondrá en contacto con nosotros en algún momento para explicar las razones de por qué no hemos entrado entre los seis montajes finalistas, porque nos hemos enterado por la prensa. En cualquier caso, competíamos contra otros 63 montajes más de directoras de todo el mundo y las 6 finalistas son profesionales con años de experiencia a sus espaldas, así que no hay que venirse abajo a las primeras de cambio. Ésta es la segunda hostia gorda que se da MOTHS y habrá de darse algunas más, en el fondo sólo queríamos una excusa para volver a darle vida a Vanessa, Virginia, Clive y Roger, pero vendrán otras oportunidades.

Sólo hacer una pequeña reflexión: como compañía joven, sin un duro y sin padrinos, es decir, contando solamente con el talento de nuestra gente y las ganas que tengamos de liarnos la manta a la cabeza o no, es difícil acceder a cualquier tipo de festival, concurso, certamen o feria artesanal. El mundo profesional apenas ofrece escaparates para los que estamos empezando (por no decir absolutamente ninguno) y aún no somos Sociedad Limitada Laboral con todas las de la ley, simplemente por falta de pelas, subvención o mecenas, insisto. No podemos aspirar a participar en los múltiples festivales para grupos aficionados porque nos encontramos en un limbo disciplinar muy confuso: no somos profesionales de pleno derecho porque no somos empresa, como digo, pero tampoco somos aficionados porque somos licenciados y licenciadas en especialidades de Arte Dramático. Así que, así nos quedamos: si en uno de los pocos escaparates existentes como Torrejón nos rechazan, volvemos otra vez a comernos los mocos y a rastrear certámenes intentando encontrar una ranura de luz para poder abrir la puerta. Dicen que los que sufren juntos permanecen juntos, pero no hemos hecho esto para sufrir, sino para trabajar.

4) Después de ponerme seria vuelvo al modo tontaco de siempre y os dejo un regalo que para mis siete samuráis es de obligado visionado. Otro día lo explico. Esta semana, más vídeos de ensayos, chorradas varias y mucho trabajo. Sean buenos.





1 comentario:

PLSEGOVIA dijo...

Hola Fátima.
FELIZ AÑO.

Que la enfermedad de la juventud se cure lo más tarde posible.
Suerte con estos "emocionantes" proyectos teatrales






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.