viernes, 27 de febrero de 2009

La Cabra se va de gira, Lope me confunde y el puto dinero

Bueno, pues la hija pródiga de Yolapeordetodas se va a Italia de gira, así que Mariposas Nocturnas se queda sin Virginia y La Enfermedad de la Juventud sin María, y, por tanto, por ahora son proyectos parados (pero volvemos para el verano, ojito que habrá sorpresas, si el cabrón de Murphy nos deja, claro). Echaremos de menos a nuestra Cabra loca pero se tiene que ir a triunfar: a ver si para cuando vuelvas nuestras patitas de bebé empiezan a despegarse del suelo.


Se pone así de chula porque por fin se libra de nosotros. Con razón.


Sigo pensando en las posibilidades de un work in progress (guorkinprogres de ahora en adelante) y en lo mucho que me obsesiona el dinero últimamente. Más que Lope de Vega, que nos viene precisamente en un momento tan vulgar y cotidiano, que sólo pararme a pensar en el verso me da tanto ardor de estómago como las facturas. Aunque quizá, desde esa perspectiva... Siempre y cuando me guíe la luz de Laura Rubio y su capacidad inquisitiva (e incisiva: muerde, muerde!), algo podrá hacerse y muy bien, seguro.

Pues nada, circulen, vivan, que aquí ya no hay nada más que rascar.








jueves, 26 de febrero de 2009

Son cosas que pasan

La Ley de Murphy, queridos niños, ha venido para quedarse. Mañana os lo explico.

Me estoy michaelchejovizando. Entre otras cosas. Ah, cuánto dolor. Ah, cuánta mala ostia. Sed pacientes. Me voy a convertir al budismo para dirigir, aviso. ¿Os imagináis? Me rapo la cabeza, me pongo una túnica, y luego cojo un Kalashnikov.

Viva Ana del Arco. Viva Carolina Rocha. Viva Laura Rubio y Ángel Bayón. Y yo también, qué coño. Y viva Murphy, éste, el que más. Ojito.


Gracias, gracias.

domingo, 22 de febrero de 2009

Descanso dominical

Luego dicen que quien crea un blog sólo habla de si mismo.
Pero esto es un blog plural (aunque siempre estemos los mismos) y cada uno aporta sus neuras e ideas, sus ganas de gritar algo al mundo o simplemente, compartirlo.

Somos los que somos y sin embargo, a veces creo que somos más de los que decimos ser y muchos menos de los que afirman estar. Un compañía no es sólo un nombre. En esto se parece a cualquier relación, hay que tener un objetivo en común. Más allá de individualidades y aprecios.
Avanzamos unidos con distintas cabezas, hydra de millones de cabezas tan tan sensible que puede venir cualquier héroe de tres al cuarto con su espada flamígera y dejarnos postrados sobre la arena.
Por ello, debemos luchar, todos y cada uno de nosotros, debemos luchar por mantener las ganas, por evitar la susceptabilidad y para que no se nos olvide cuán difícil y hermoso es esto del teatro, bola de nieve en la que nos hemos dejado arrastrar.

Sí, cosas mías.
NO sólo mías, espero.

jueves, 19 de febrero de 2009

El impulso


Te sientes como un delfín varado, un caracol sin baba, una bicicleta con ruedas pinchadas o una croqueta sin relleno. Los días son largos, extraños, a veces te levantas por la mañana, pero otras, te acuestas cuando sale el sol y te despiertas a la hora en que los niños se hacen bocadillos de chocolate para ver mierdas en la tele (hace años, cuando tú eras pequeño, en la tele a esas horas sólo había dibujos animados).

Lees, comes, bebes o follas por no pensar; sales a la calle por no pensar; vas al cine por no pensar, te cagas en Dios y en la ansiedad, por no pensar. Tienes temblores, miedos, fobias. Hay cosas que te producen carcajadas, y otras, náuseas. Terrorismo visual en todas partes. ¿Qué época del año es? Hace sol, pero no es primavera aún. ¿Dónde estarás dentro de cuatro meses? ¿Dónde estabas, hace cuatro meses?

No le pongas nombre, no se lo cuentes a nadie. Traga. Y luego busca, simplemente, busca, y tal como ha venido, te lo prometo, ten fe, confía en mí, déjate engañar, porque algún día, algún día se morirá.





sábado, 14 de febrero de 2009

¡El Rincón de la Crítica!


Nota publicada en el diario Público el 9 de febrero de 2009.


Aquí tenemos una pequeña muestra de la disparidad de opiniones, críticas, comentarios, debates, confesiones, revelaciones, relatos, declaraciones y/o preguntas que ha despertado
La Enfermedad de la Juventud, tras su estreno, en los diversos momentos de cañas, cenas, reuniones, abrazos post-función y demás algarabías que hemos compartido con algunos de nuestros espectadores. Todas ellas las plasmamos de forma anónima y cariñosa, no se vayan a pensar. Algunas pueden alejarse un poco de la realidad, pero sólo un poquito, por aquello de darle su propia relevancia literaria. Ahí van:

1- Persona que no había visto la función pero que, supuestamente, se había leído el texto. Conclusión aplastante:
Tu obra va de lesbianas, ¿no?

2- Persona a la que adoro por haber dicho esto, una genialidad:
¡Tres actos para un polvo!

3- Persona que me quiere, y mucho:
No he entendido nada.

4- Persona que me quiere, pero menos:
¿Cómo has hecho para convencer a los actores de que enseñen carnaza? No, en serio, ¿cómo?

5- Debate sofisticado:

Persona Uno: El movimiento escénico no se entiende. ¿Por qué cambian todo en el tercer acto? No lo entiendo, narrativamente es un error...
Persona Dos: Pues yo lo he entendido perfectamente y me ha molado mucho. La habitación gira, ¿no? ¿Es eso? Cambias la perspectiva porque pasa el tiempo...
Directora Indefensa que Intenta Intervenir: Sí, más bien es una idea de destrucción de lo anterior, como hay una elipsis tempo...
Persona Uno que Interrumpe: No, no, pero es que eso no se entiende.
Persona Dos: ¡Pero yo lo he entendido!
Persona Uno: Pero es que un espectador "normal" no lo entiende.
Directora: ¿Normal? (Pausa) ¿Normal cómo?
(Silencio incómodo)
Persona Uno: (después de un rato) La música estaba bien...

6- Lo que no podía faltar:
Ya bueno, sí... Está bien... pero aquella muestra que hiciste en segundo, ¿cómo se llamaba? "Notas de Cocina", sí, aquello, aquello me puso los pelos de punta, aquello...
¡aquello es que fue la hostia!
Directora:
(Suspira, resignada)

7- Otro clásico:
Me gustó más "Mariposas Nocturnas".
Directora:
(Suspira más)

8- Una novedad: Personita:
Pues me ha gustado más que "Mariposas Nocturnas".
Directora Ojiplática:
Uy, vaya, no es la opinión general, ¿puedo preguntar por qué? Personita: Porque aquí se veía un culo.
Directora:
Ah.


"¡Hala, lo que ha dicho!"

9- Al hilo de todo esto:
Persona Enjoyada, Viuda y Jubilada:
Lo mejor ha sido el culo del muchacho al final. ¡Hacía veinticinco años que no le veía el culo a un hombre! ¡Qué alegría, hija, qué alegría! (N. de la Dire: No, ahora en serio, si has montado un drama, y te dicen esto, sabes que has fracasado, mejor vete a poner una charcutería, en serio, porque has fracasado mucho...)

10- Persona arcaica, pero bienintencionada:
¡Hay que ver cómo llena el escenario la primera actriz!* *Donde "primera" quiere decir protagonista, y "actriz", Carolina Rocha.

11- Persona que debería hacérselo mirar:
This person:
No, si guay, los actores guay... Pero claro, estaban en claves distintas.
Directora que NO Sabía Dónde se Metía:
¿A qué te refieres?
This person again:
Pues que las dos protagonistas, que estaban muy bien, que eran súper eróticas, estaban en una clave como mucho más alemana, más sofisticada. En cambio, el otro tío, el Federico, era como mucho más español, interpretativamente hablando. Pero luego tenías a los demás, que ni fu ni fa, eran como espectros, no se sabía de dónde venían, y claro, eso interpretativamente hablando, se nota, porque no hay una unidad...
Aquí la Directora Piensa para Sí:
¿No hay unidad en la nacionalidad de los personajes?
This person que sigue:
...no hay una unidad en el código interpretativo, porque unos son muy serios, otros muy cachondos, y lo de la criada, lo de la criada me pareció muy facilón, porque claro, es tonta y punto, no le diste relieve, no le diste profundidad, y claro, pues es la salida fácil, además de que, bueno, qué quieres que te diga, el texto era alemán, ¿sabes? Es que no se puede tocar tanto. Es que tenía que estar en clave alemana, y punto.
Directora:
Ah.

12- Persona contundente sin criterio:
¡Todo una mierda!

13- Persona entusiasta sin criterio:
¡Todo genial!

14- Persona increíblemente sensata:
Me lo he pasado en grande, que es lo que importa, ¿no?



Muchísimas gracias a todos, por enseñarnos que cada espectador vive la función de forma única e intransferible, y que filtra con sus propios ojos cada segundo de la obra, cada significado y cada intención. Es desconcertante y maravilloso a la vez, y no esperábamos menos. No cambien nunca: ni los entusiastas, ni los maleducados, ni los fans, ni los enemigos; no cambien nunca.




viernes, 13 de febrero de 2009

Corrijo: foticos y video de La Enfermedad de la Juventud



10 minutos de la función del día 6 de febrero.






Y fotos de ensayos técnicos.


Adiós, Ferdinand, adiós.



jueves, 12 de febrero de 2009

Mal de ojo




Que todas las maldiciones, brujerías y putadas del mundo vayan a aquel ser que nos ha mangado un vinilo de Nino Bravo y otro de los Beatles del escenario de la sala Valle Inclán, cuando estábamos en funciones de La Enfermedad de la Juventud. Si las cosas no aparecen, ser inmundo, caerá sobre ti toda la ira de las meigas gallegas, de todas las bailarinas de danza oriental y de todos los señores bajitos y calvos que no se merecen esto. Sólo nos faltaba que nos hicieran estas putadas, y delante de nuestras narices.

¿El teatro va mal, está en crisis? Sí, sobretodo cuando en una puñetera escuela, en un sitio que se supone que es un lugar de encuentro y aprendizaje, no te puedes fiar ni de tu sombra. Desde luego, este adiós es amargo como una canción de Sabina o mi café de las mañanas sin azúcar. Esto no se hace, joder.

Ya planearemos la venganza.





martes, 10 de febrero de 2009

La puta silla


Ayer tuvimos una función rara. Se nos rompió una silla. Una silla donde estaba sentada un personaje. Una silla donde luego se sentaban otros personajes. Programadores, profesores, compañeros, amigos y enemigos en el público... Y claro, actores que se desconcentran, que temen y que se ponen nerviosos ante la puta silla que se ha roto. La puta silla que ha desviado la atención del público. La puta silla que hace que a la directora y a la dramaturga les salte el corazón del pecho.

Al final, la silla salió a saludar, porque se lo merecía, porque haber reclamado tanto protagonismo no podía quedar en nada.

Algunos pensarán que hemos hecho esta obra por pecar de ambiciosos, por darnos un aire de guays o estupendos. Hemos hecho esta obra para aprender, para equivocarnos, para cometer errores y tolerarnos más, conocernos más, ser más humildes.


Hoy La Enfermedad de la Juventud que se ha exhibido en la RESAD muere. Pero nace otro montaje, otras iniciativas y otros objetivos. Hemos sido exorcizados y demonizados a la vez, nos hemos manchado y después, sólo después, nos hemos purificado.

Gracias por todo, en cualquier caso. Lo que no te mata, te hace más fuerte, y a fin de cuentas, como dice Federico en La Enfermedad, los que tardan demasiado en despertar, revientan en el sueño.

Ya no estamos soñando. Se cierra otro ciclo. Seguimos adelante.

Así que gracias, gracias, gracias, a Carol, a Caye, a Carlos, a Naira, a María, a Ángel, a Jose, ay Laura, mi hermana, creciendo juntas, odiándonos y amándonos, y a Catalina y a Teresa, y a Jorge por abandonarnos en el momento más inoportuno.

Y gracias a la puta silla, por supuesto, porque me ha dado mi merecido.





lunes, 9 de febrero de 2009

Lugares comunes, obsesiones o redundancias de Yolapeordetodas



Cosas que nos gusta hacer/repetir/tener en nuestros montajes:



1- Carolina Rocha corriendo, Carolina Rocha rompiendo cosas (patas de madera, sillas, mesas), Carolina Rocha hablando a público y... bueno... ¡Carolina Rocha y punto!

2- Flores, muchas flores; un personaje que entra y tira flores por todas partes, y normalmente en una transición, cuando suena una canción...

3- Masturbaciones consentidas sólo a medias. El sexo es sucio, niños, pero por suerte hay jabones.

4- Personajes que reflexionan o se obsesionan con la muerte.

5- Una transición larga en la que dos personajes descomponen un espacio, o directamente se lo cargan, o mueven cosas de un lado a otro y la gente pregunta: ¿y esto, por qué? Porque mi vida no es ordenada, amigos. Lo siento, Robert Wilson.

6- Comer en escena, y comer de verdad, sean bombones o unas delicias turcas que en realidad no lo son.

7- Beber en escena: aunque esto no es de verdad, porque eso que parece vino, es mosto. Aunque nuestras tías o nuestros padres pregunten si los actores están piripis.

8- Papeles, cartas, libros por el suelo... y cosas por el suelo. Muchas cosas por el suelo.

9- Rupturas aleatorias de la cuarta pared: sí, estás en el teatro, tú me ves a ti y yo te veo a ti también. Si quieres marionetas, vete a los guiñoles.

10- Personajes que fuman y no tienen ningún tipo de respeto por el espacio, tirando colillas al suelo, dejando ceniza en cualquier parte.

11- Personajes jóvenes que se buscan y no se encuentran, algo niños, algo tiernos, desesperados, luchadores pero frágiles, frágiles, muy frágiles.

12- Mujeres que se abrazan y que se saben seguras de que sólo se tienen la una a la otra, y a cualquier nivel de relación (en Sangre Materna eran madre e hija, en Mariposas Nocturnas eran hermanas, en La Enfermedad de la Juventud, amantes).


Si a alguien se le ocurre alguna más, que lo diga. Otro día hablamos de las cosas que no nos gustan, o de las que intentamos hacer, y no nos salen.


¡Mañana función de La Enfermedad en la RESAD a las 18.30h! ¡Ojito!






sábado, 7 de febrero de 2009

La Enfermedad... lunes 9 a las 18.30, última función en la RESAD



Avda. de Nazaret, 2.
A las 18.30 en la Sala Valle Inclán.

La próxima será pagando, luego no digan que no avisamos.


"Un hombre con peluca nunca falla".
-Ana del Arco.




jueves, 5 de febrero de 2009

El significado de "partirse los cuernos"

Eso es lo que hemos hecho nosotros estos días en la sala. Luchar en todos los frentes, no dar por perdida ninguna batalla.

Gracias, Laura, porque eres lo más bonito que me ha pasado en esta cosa llamada teatro y en ese sitio llamado RESAD. Me diste el regalo más frágil y precioso que me han hecho nunca: tu aliento, tus palabras, tus obras (ya en plural, porque en el fondo ésta es la tercera).


Gracias a todos.

Mañana, el resto.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Ya estamos en sala

Ayer, luces. Hoy, más luces, escenografía, dirección de focos, memorias... Los chicos, en sala de ensayos, cagados, sudando sangre, construyendo un somier de madera para una cama alquilada a última hora porque nos vino sin piezas... Sufrimos, maldecimos, como dijo la gran Carolina Rocha, no sabemos si amarnos u odiarnos, estamos desquiciados, nerviosos, ilusionados y a la expectativa. Cuando vengan, por favor, ténganlo en cuenta. Tengan en cuenta todo el corazón que le hemos puesto. Y las 12 horas diarias juntos. Y los abrazos, y los besos, y los cabreos y la mala hostia.

¿Vivir juntos, morir solos? No, el viernes, seremos uno.


Día 6 estreno en la RESAD a las 18.30 h y función también el lunes 9, recuérdenlo.






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.