lunes, 9 de febrero de 2009

Lugares comunes, obsesiones o redundancias de Yolapeordetodas



Cosas que nos gusta hacer/repetir/tener en nuestros montajes:



1- Carolina Rocha corriendo, Carolina Rocha rompiendo cosas (patas de madera, sillas, mesas), Carolina Rocha hablando a público y... bueno... ¡Carolina Rocha y punto!

2- Flores, muchas flores; un personaje que entra y tira flores por todas partes, y normalmente en una transición, cuando suena una canción...

3- Masturbaciones consentidas sólo a medias. El sexo es sucio, niños, pero por suerte hay jabones.

4- Personajes que reflexionan o se obsesionan con la muerte.

5- Una transición larga en la que dos personajes descomponen un espacio, o directamente se lo cargan, o mueven cosas de un lado a otro y la gente pregunta: ¿y esto, por qué? Porque mi vida no es ordenada, amigos. Lo siento, Robert Wilson.

6- Comer en escena, y comer de verdad, sean bombones o unas delicias turcas que en realidad no lo son.

7- Beber en escena: aunque esto no es de verdad, porque eso que parece vino, es mosto. Aunque nuestras tías o nuestros padres pregunten si los actores están piripis.

8- Papeles, cartas, libros por el suelo... y cosas por el suelo. Muchas cosas por el suelo.

9- Rupturas aleatorias de la cuarta pared: sí, estás en el teatro, tú me ves a ti y yo te veo a ti también. Si quieres marionetas, vete a los guiñoles.

10- Personajes que fuman y no tienen ningún tipo de respeto por el espacio, tirando colillas al suelo, dejando ceniza en cualquier parte.

11- Personajes jóvenes que se buscan y no se encuentran, algo niños, algo tiernos, desesperados, luchadores pero frágiles, frágiles, muy frágiles.

12- Mujeres que se abrazan y que se saben seguras de que sólo se tienen la una a la otra, y a cualquier nivel de relación (en Sangre Materna eran madre e hija, en Mariposas Nocturnas eran hermanas, en La Enfermedad de la Juventud, amantes).


Si a alguien se le ocurre alguna más, que lo diga. Otro día hablamos de las cosas que no nos gustan, o de las que intentamos hacer, y no nos salen.


¡Mañana función de La Enfermedad en la RESAD a las 18.30h! ¡Ojito!






No hay comentarios:






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.