martes, 31 de marzo de 2009

Premios MAXII


(los dos II he deducido que es por ser la 11ª gala, pero el diseño... mejorable).

Esta es mi primera entrada en el blog. Aquí estoy para daros el coñazo con unas cuantas paridas, para cuando tengáis un rato y os apetezca.

Pues los max no han estado tan mal. Una se esperaba más incoherencias y la verdad es que lo han hecho bastante bien. Sobre todo algunos grupos: Ron Lalá e Yllana. Algunos chistes "teatrales" pues para matar al guionista del espectáculo para que engañarnos. Además, incomprensibles en muchos casos.

Premios más que merecidos: los de Animalario. (dirección, adaptación de texto, empresario teatral, actor protagonista) qué maravillosa que fue "Argelino" espero que tuviérais oportunidad de verla.

Mejor discurso (como no): ALBERTO SAN JUAN, que gana la mejor adaptación teatral por "Argelino servidor de dos amos". Hablando sobre la precariedad de los inmigrantes en este país, como cada día se les recibe peor y las penas (de cárcel!) para los top manta que se están ganando el pan. Para cuándo su siguiente texto!!!

Otra crítica negativa: la realización va a su bola. ¿Qué les pasa? ¿Se pimplan una botella de aguardiente antes de empezar?. Van como locos, no saben a dónde mirar, y es una gala... hay muchas cosas más que previsibles... Esta vez (no sé si es que ya se estaba extendiendo demasiado o qué) han cortado partes enteras. Llama la atención que hayan cortado el discurso de las políticas y concejalas canarias... ¿se cabrearán mucho? no es para menos... como lo hubieran hecho con espe... madre mía.

Más galardones: Carmen Machi por la Tortuga de Darwin, Juan Mayorga por la Tortuga, Iluminación para Barroco (que se ha comido más bien poco... pobre Blanca con lo grande qué es!), y 2666 mejor espectáculo teatral.. ¿qué me decís? ¿la visteis? yo no la ví así que no puedo opinar, pero me cuesta creer que fuera mejor que argelino...

jueves, 26 de marzo de 2009

Michael Chekhov que estás en los cielos







Michael Chekhov, sobrino de Anton, fue un actor y director ruso que desarrolló gran parte de su carrera en Centroeuropa y más tarde se convirtió en uno de los más reputados maestros de interpretación en los Estados Unidos. A nadie que se pase por este blog de vez en cuando le vamos a descubrir su figura, pero por si acaso estos dos enlaces son muy interesantes para acercarse a la huella que Chekhov ha dejado en las técnicas de actuación: MICHA -Michael Chekhov Association, The Chekhov Actor's Training.

Pues bien, como quiera que siempre nos ha interesado ésta técnica, pero en España no se imparte de manera generalizada en las enseñanzas de arte dramático, y tampoco existen cursos específicos al respecto (o son escasos), la semana que viene vamos a comenzar a realizar unas sesiones de ejercicios comandados por nuestra compañera María Prado, que realizó un curso en la MICHA y va a compartir la experiencia con nosotros. En principio, el único objetivo de estas sesiones es realizar un trabajo de grupo enriquecedor. Después, veremos si enfocamos éste trabajo hacia nuestro proyecto de guorkinprogres o si las utilizamos también para mejorar nuestros montajes: o bien La Enfermedad, o bien Mariposas Nocturnas, o las dos... El caso es hacer, hacer, hacer. Encontrar la excusa para permanecer juntos. Si alguien quiere unirse, que lo diga, y le daremos más información.




"En lo profundo de nosotros mismos, en el núcleo de nuestras almas están enterradas unas habilidades poderosas y creativas, pero permanecen inactivas mientras desconocemos su existencia, o mientras nos negamos a reconocerla"

~ Michael Chekhov




martes, 24 de marzo de 2009

Ya llegó la primavera



Y aún así, como vuelva a escuchar a algún artistilla presentando una obra de teatro, serie de tv, película o disco como "es una obra para combatir los tiempos de crisis", me dará un ataque e incendiaré edificios. O algo así.

Los últimos en salir con ésta originalidad han sido los de La Fura al presentar Le Grande Macabre. Que vale, que muy bien, que presenten y representen y lo que quieran. Pero que no vendan las cosas con la puta crisis, por favor, que eso ya lo intentó José Luis Moreno con "A ver si llego" (descanse en paz, gracias al cielo: A. del A. se merece algo mucho mejor).

Qué hartazgo, en serio.




PD- ¡Mirad qué juego más divertido! ¡Las 10 diferencias entre Virginia y Dulcinea! Carol sigue de gira por Italia. No le decimos que la echemos de menos porque ya lo sabe.





lunes, 16 de marzo de 2009

"¿Cómo es que actúo tan bien?" (Maestros del teatro... y no sé por qué número vamos)

"How do I act so well?"

Eso le pregunta el amigo sir Ian McKellen al pobre candidato que tiene en frente. Lo siento, sólo para angloparlantes. O quizá, si me emborracho y me fumo tres porros, os ponga una traducción libre. Aunque parece que los que han guionizado esto sí que estaban fumaos. Por ello, aplausos. La mejor guía de actuación que encontraréis está aquí, en dos minutos en el tutubo. Nada de leerse "El Actor y la Diana" o "La construcción del personaje". Nada, nada. YOU SHALL NOT PASS!


"Peter Jackson me dijo: Quiero que seas Gandalf el Mago.
Y yo le dije: Estás al tanto de que no soy un mago de verdad, ¿no?".






miércoles, 11 de marzo de 2009

Síndrome de abstinencia


The Rehearsal de Frederick M. Spiegle. 1888.


No quiero leer más. No quiero analizar más. No más ideas rondando la cabeza, solamente ahí, sin poder salir a ninguna parte. Mi cabeza no es buen sitio para estar, seas una idea o una persona, es obvio que eso lo sé mejor que nadie. Quiero volver a las drogas esenciales: al espíritu de equipo, a la adictiva locura de los ensayos. Allí donde todo cobra vida y florece, donde ves a los actores levantando las palabras y convirtiéndolas en miradas, gestos, incluso cosas que no se dicen... El acto más íntimo y a la vez el más voyeur, el más descarado: los ensayos, ah, los ensayos.

A veces pienso que sólo estoy viva cuando miro. No sé si es triste o si es una gilipollez.

Quiero que vuelvan. Quiero volver.





lunes, 9 de marzo de 2009

Enésimo ser o no ser

Pandur ha vuelto con la Portillo para hacer su Hamlet, que es hombre y mujer a la vez. Hay que verlo. Sea para maravillarse, para indignarse, o para pensar en si está justificado su desorbitado presupuesto, hay que verlo.

Aunque sea una obviedad publicitarlo diciendo que es "un Hamlet del tercer milenio". Aunque estemos hartos de oír mil veces eso de que es "una guía del alma humana". Aunque le sobre media hora. Aunque algunos actores de tele sólo estén en el reparto para llevar quinceañeras al teatro (y, por tanto, hay que aguantar no sólo las interpretaciones de estos actores, sino a su correspondiente grupúsculo de fans entre el público).

A pesar de todo esto, insisto, hay que verlo.




viernes, 6 de marzo de 2009

Hoy: clase de seducción ante la cámara con Jose Tojeiro

Este vídeo es una historia de intrigua, erotismo, amor y odio que sucedió hace más de quince años (más o menos). Cuando era una friki-adolescente, solía verlo en bucle con mi familia, y nuestra fascinación no disminuía aunque fuera la enésima vez. Ahora, por fin, lo encuentro entero, sin cortes, en versión directors cut, para que nos entendamos. Y quiero compartirlo con vosotros, mi familia artística, porque las grandes historias nos enriquecen a todos.

Para ti, joven actor: aprende del gran Jose Tojeiro, seduce a la cámara como él, haz de tu videobook una historia tan fascinante como ésta. Jose, donde quiera que estés, gracias por enseñarnos tanto, y por ser un gallego tan universal, con ese aire de Gregory Peck.



Y no dudéis de que cada palabra que he escrito, la he escrito muy en serio. En serio.


jueves, 5 de marzo de 2009

Frase fantástica, fantástica de dramaturga




"Joder
(tose, tose, vuelve a toser). ¡Estoy sorda, no oigo de un oído!
¡Y tengo clase de canto!
(Tose otra vez)"
-Laura Rubio Galletero.



No, si ya sé que así, aislada, la frase no tiene puñetera gracia. Pero no sabéis la ternura que da ver a Laurita intentando hablar, tosiendo cada 1,5 segundos. Póngase buena del todo, dramaturgente, que la necesitamos con premura. Usted es la savia.




lunes, 2 de marzo de 2009

Lo siento: voy a hablar de ciencia ficción

Y lo voy a hacer de una manera corta y contundente: Battlestar Galactica (la nueva versión, no la original, plagio de Star Wars, que se emitió en los años 70) es la mejor serie de televisión que se emite actualmente en cualquier canal del planeta. Es más: probablemente es el mejor producto audiovisual, sea cine o tele, que se produce actualmente.

No me voy a liar explicando cómo ni por qué, simplemente diré que ellos consiguen hacer lo que Shakespeare hizo hace más de cuatrocientos años (oigo respingos escépticos entre los lectores? ah, pues me explico, sí). La ciencia ficción (al menos aquella que no se limita solamente a navecitas espaciales y palabrería hueca como "rayos plasmas" o "sables láser") siempre ha servido para una cosa: plantear un distanciamiento físico o temporal del tiempo en que es escrita o creada, pero solamente para hacerse preguntas sobre la naturaleza de nuestra época. Lo que hacía en su día Homero, con dioses y héroes de por medio, era ciencia ficción. Lo que hacía Shakespeare, alejándose de su Inglaterra natal para irse hasta Dinamarca o a una isla imaginaria, también era ciencia ficción. Sus personajes siempre encontraban dilemas que planteaban preguntas sobre la época real del dramaturgo: Philip K. Dick, William Gibson o Arthur C. Clarke han hecho lo mismo, pero con replicantes, ciberpunks o naves espaciales.

Y esto es lo que hace hoy día Battlestar Galactica: la miniserie con la que comenzó su andadura, hace ya cinco años, era una respuesta al desorientado y traumatizado mundo que nos dejó el 11-S. La serie ha evolucionado a través de cuatro temporadas: empezó inspirada por películas como Blade Runner y 2001: una odisea en el espacio, pero ha continuado haciéndose preguntas sobre nuestro sistema político, el valor de la democracia en tiempos de guerra, la religión como arma de dominación, la tortura, el monopolio de la violencia, la ocupación (con guiño totalmente claro a la guerra de Irak incluido en la tercera temporada), y se termina ya, dentro de tres semanas, con sus últimos episodios, que están oscilando hacia la mitología griega y la tragedia shakespeariana como su referencia más poderosa. Battlestar ha sido capaz de utilizar, incluso, una canción de Bob Dylan como hilo conductor esencial de una de sus mayores tramas, sin contar el cuidado que ejercen sobre todos los aspectos de la producción, como una composición musical completamente implicada en el desarrollo de líneas argumentales y personajes. Todo esto apoyado por unos guiones inteligentes, una factura técnicamente impecable y una dirección de actores inusualmente milimetrada para cualquier producto televisivo, sea ciencia ficción o no.

Sé que hay muchos escépticos en la sala, pero créeanme, Battlestar es una obra maestra contemporánea, que como todo producto televisivo, tiene sus fallos, sus episodios malos y sus caídas en cierto convencionalismo, pero se alza por encima de todo prejuicio y sin duda va a pasar a la historia como una de las mejores series de todos los tiempos.

Con sus temáticas de atmósfera psicológica y poética visual, aún no acabo de entender por qué nadie se atreve a dar el paso y hacer un traslado coherente de la ciencia ficción al teatro. Es posible y no hacen falta pistolitas láser ni efectos especiales, como ha demostrado Galactica en el paso de estos años. No hay más que echar un ojo a una película tan excepcional como Cube, teatral en sí misma por el hecho de transcurrir con un juego permanente sobre la "cuarta pared".

En fin, que hoy le he dado un homenaje a una de mis pasiones favoritas simplemente porque sí: si alguien quiere aventurarse más en estos terrenos, ya sabéis dónde encontrarme.



Primera secuencia de la miniserie de 2003 con la que comenzó la nueva Galactica.









“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.