domingo, 5 de abril de 2009

Danzad, danzad malditos

Servidora hace receso y se va al dominio paterno durante los días de supuestas vacaciones de pascua. Me llevo la maleta cargada de libros, discos y dvds. Espero que algo florezca en mí en la estancia, y lo mismo vuelvo con alguna idea de las que solamente son buenas porque son las que se llevan a cabo. Os dejo con Laura, María, Ángel y compañía. A ver si alguien se anima a escribir en mi ausencia, que a veces este blog parece mi monólogo ególatra, y no era para nada la idea. Además, para ponerme paranoide y egomaníaca ya tengo mis delfines varados.



¡PINA! El inmortal Café Müller...




DV8 y lo que cuesta vivir:












“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.