lunes, 6 de abril de 2009

EL MAYOR TEATRO DEL MUNDO



Queridos teatreros:

nos pasamos la vida buscando fórmulas que lleguen a nuestro público y como semos tan snobs no nos damos cuenta de que tenemos la clave ante nuestras narices.

De por sí lo de la Iglesia católica es un buen tinglao pero en estas fechas tan preciadas el exotismo (y nuestro paroxismo) aumenta hasta límites insospechados. Venga colores, venga sonidos, venga escenografía, viva el ritual... aprendamos de todo esto.

Y comeos una torrijas ¡por Dios!

Alé... buenas fiestas

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aayyyyyy que miedooooooooooo... KU KLUX KLAN!

fpt dijo...

Pero si hacen penitencia, por qué llevan la cara tapada? Esto del catolicismo es que no lo entiendo...

María Prado dijo...

De los mejores espectáculos de terror de todos los tiempos.






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.