martes, 9 de junio de 2009

Dijo que volvería y ha vuelto

Reseteamos las sesiones Chejov (Michael) mañana por la tarde. Ni que decir tiene que estaba buscando cualquier excusa para postear y quitar de primera plana esa horrible foto mía. Pues ahí estaremos fisicalizando a las órdenes de María. Quien quiera apuntarse, que lo diga.

Aprovechando, volvemos a insistir en que nuestra compañera Ana del Arco está todo el mes de junio representando en la Sala Triángulo la obra Boyfriend.

Y Laura terminó su obra. Y ahora sólo falta alimentarla bien y que crezca poquito a poco.



No hay comentarios:






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.