domingo, 22 de noviembre de 2009

Fuego en el cuerpo


Nuestra querida Laura ha inaugurado recientemente un espacio donde da rienda suelta a otra de sus pasiones que no es la escritura: la danza. Concretamente la oriental. Laura lleva años como profesora y ahora por fin tiene su propio espacio para poder impartir conocimientos y encontrarse con sus afines.
Le deseamos toda la suerte del mundo y esperamos poder colaborar en el futuro. Y además, todavía nos queda por preparar el pequeño homenaje a SU danza que tenemos en la obra.

Pasen y vean: Danza en Lindaraja.


2 comentarios:

lindaraja dijo...

Vaya susto me he pegado al verme por aquí... madre mía

María Prado dijo...

que digo yo que cuando vuelva a ser persona con vida... pues que me uno, si se puede. a nivel -5 está claro...






“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.