jueves, 2 de septiembre de 2010

Primer Trailer de Proyecto Bruckner

Se acabaron las vacaciones y vuelta al tajo.

Aquí os dejamos los primeros diez minutos con escenas de Proyecto Bruckner. Es una primera presentación para público, salas y programadores. En breve traeremos mucho más material para poder dar a conocer la obra. Los programadores o representantes de salas o festivales que se interesen por el espectáculo no tienen más que escribirnos un e-mail o llamarnos para hacerse con una copia en DVD del espectáculo completo, así como el dossier.

Que lo disfruten...

Proyecto Bruckner - Trailer from Cía Yo/lapeordetodas on Vimeo.


miércoles, 28 de abril de 2010

The Show Must Go On

Sí, no habíamos chapado el chiringuito aunque la diferencia entre fechas de post haga pensar lo contrario.
No, señores, disculpen el abandono. Y es que aunque es probable que este diario virtual sólo lo leamos los miembros de ésta pequeña y accidentada compañía, siempre nos ha gustado pensar que hay un público ahí fuera, como en nuestros espectáculos, y por eso debemos tener nuestra casa digital aseada y bien atendida.
Obviamente han sucedido cosas en lo personal que nos han impedido cuidar, o mimar, como se merece, éste espacio de ideas en común. Pero aquí estoy, escribiendo, así que ahora mismo lo enmendamos.
En lo teatral, nuestro querido "Proyecto Bruckner" fue estrenado sin mayores complicaciones el pasado 22 de abril en el Teatro Principal de Pontevedra. Después hicimos una función el 30 de abril en Madrid. Fotos y videos en breve, palabra.
Es probable que aquí nadie haya dicho nada en todo este tiempo porque Bruckner nos ha chupado la sangre cual sanguijuela. Para mí, personalmente, es mi mayor triunfo. Es el montaje más puro, más arriesgado y más agotador que he hecho nunca. No puedo explicar lo orgullosa que estoy de mi equipo, de mi reparto, de mi equipo artístico, de mi querida hermana mayor (entiéndase autora), de mi coach de actores, lo orgullosa que estoy, incluso, de toda la gente que vino por compromiso y entendió lo que puedo y se cansó, pero aguantó hasta el final. También me llena de orgullo (que no satisfacción, eso es para otro tipo de gentes) que hubiera parte del público que entrase en sintonía con la obra.
Estoy feliz profesionalmente hablando. Sé que Bruckner llena un hueco y que lo demostraremos pronto, si nos dan espacios para mostrarla. Eso se hará a partir de ahora, con video y dossier en mano. No estamos pidiendo ya una oportunidad. Estamos ganándonos el hueco.
Ahora bien. Como toda obra en la que una pone parte de sí misma, y hablo a título personal, desde luego, Bruckner me ha pedido cosas a cambio de salir como una obra tan bonita y tan valiente. Me pidió parte de mi alma, y yo se la he dado. Así que, como dice la canción, estoy jodida pero contenta.
De los montajes siempre hay que sacar una conclusión, pero yo no la había visto hasta ahora.
Los primeros días no fue así. Los primeros días quise quemar el texto o tirarme por un puente. Voy a contar algo personalísimo, por qué no, no sería la primera vez... me ocurre a menudo, últimamente, que a veces me despierto de golpe con una imagen concreta en la cabeza: una en la que siempre, de un modo u otro, me pego un tiro. Siempre con pistola. Me vuelo la tapa de los sesos. Curiosamente siempre suelo hallar una extraña paz en la imagen, y o me vuelvo a dormir o me como el desayuno como si aquí no hubiera pasado nada. No se apuren, si me estoy volviendo loca mejor, así venderemos más. El caso es que tenía esa sensación permanentemente cuando pensaba en la obra los días posteriores a las funciones. Me quería pegar un tiro, o quería matarla, si es que es posible matar algo intangible. Pensaba muchas veces: "He fallado". Y el caso es que cuando lo pensaba profundamente, nunca podía esclarecer en qué había fallado exactamente. Pero me lo repetía y me lo repetía. Así hasta joderme la vida y hacerme cada vez más pequeña.
Ahora no estoy en Madrid. Tuve que huir de Madrid. He dejado atrás a la compañía, a mi pequeña familia, tantas partes de mí que lo que Bruckner me pidió a cambio de la obra me parece poco, casi nada. Dicen que la distancia (y el tiempo) dan perspectiva y ahora sé en qué fallé: aún no me creo la profesión que he elegido. Aún no me creo capaz de comandar, de competir, de dirigir, de liderar o de iluminar. Qué derecho tengo yo en este mundo de mierda. Qué autoridad, qué ejemplo. Ninguno, probablemente. Pero lo bonito es que da igual lo que yo piense o sienta, porque si yo no me creo capaz vendrá otro en mi lugar que a lo mejor está menos formado o tiene menos cosas que contar, pero tiene ganas, y arrojo y coraje y lo hará, y yo estaré en el sofá de mi casa inflándome a palomitas delante de la tele y le veré recoger premios Max o haciendo una entrevista y mascullaré: "Ah, no tienes ni puta idea". Pero seguirá siendo él, o ella, seguirá siendo el otro el que tuvo el valor a saltarse la autoridad y simplemente HACER, y seguir hacia adelante, como decía Carolina en la obra: "Adelante, adelante, siempre hacia adelante; sin pasado no hay temor".

Gracias, chicos, gracias Laura. Siempre estoy dando las gracias, soy una jodida sensiblera de mierda. Pero es que ahora sé que tengo que dejar de luchar. Tengo que dejar de querer hacerme mayor porque es lo que se espera de mí. Nunca voy a serlo. No quiero serlo. Que vengan a por mí si quieren. Yo me quedo aquí. Con vosotros. Entre las líneas de los textos, buscándome y buscándoos y buscando a la gente entre la oscuridad del teatro.

Gracias Proyecto Bruckner por quitármelo todo. Ahora lo entiendo.

martes, 20 de abril de 2010

EN ESCENA SE EXPANDE LA VIDA.

Ha pasado algún tiempo.
Estamos listos.
Quizás no preparados para el fracaso, tampoco para el éxito.
Traemos nuestro tiempo. Traemos las ganas.
Hemos perdido por el camino pedacitos de nuestra vida. Este proyecto ha abierto una brecha con lo que éramos y hemos tenido que recomponernos a base de ilusión y de fé.
Hace falta valor para dedicarnos a esto, sin duda. Es necesario mucho coraje para enfrentarse, día tras día, a negativas y silencios. También a nosotros mismos por esas aulas de ensayo.
Puede que nos incite el egoísmo, también un tanto de locura, de deseo, de vida en definitiva.
No sabemos parar, no podemos, quiero creer que no queremos. Aunque nunca lleguemos a tiempo a las citas, aunque por ello hayamos sacrificado nuestra paz. La apuesta está cerrada y nada podrá superarla.

En este proyecto quise contar qué sucede con las ilusiones.
Y les encontré a ellos:
Adelante
PROYECTO BRUCKNER: 22 abril. Teatro Principal de Pontevedra. 20.30h

viernes, 2 de abril de 2010

Probado, probado...



22 de abril. Estreno. TEATRO PRINCIPAL DE PONTEVEDRA.
30 de abril. Función. CENTRO CULTURAL LA ELIPA DE MADRID.


Probando, probando...

martes, 16 de marzo de 2010

Identificación total


No Hay Dinero - La Habitación Roja



Nos falta carisma y no tenemos talento,
sólo hablamos del pasado y nunca estamos contentos,
siempre discutidos o nos dan por acabados,
hay tanto que no sabemos y el futuro es tan incierto.

Hay tanto que no sabemos y el futuro es tan incierto,
hay tanto que no sabemos y no hay dinero,
no hay dinero, no hay dinero, no hay dinero,
no hay dinero, no hay dinero ...

Con los ojos que me miras acabas con la rutina
y las calles que pisamos me parecen diferentes.
Siento que algo está cambiando, siento que algo está pasando,
hoy nos vamos de concierto, hoy nos vamos de concierto.

Hay tanto que no sabemos y el futuro es tan incierto,
hay tanto que no sabemos y no hay dinero,
no hay dinero, no hay dinero, no hay dinero,
no hay dinero, no hay dinero ...

Ella está contenta porque hoy vienen a verla,
se muere de ganas de decirte todo lo que piensa.
Él está en su cuarto siempre soñando despierto,
las canciones llegan tarde pero están de nuestra parte,
las canciones llegan tarde pero están de nuestra parte,
las canciones llegan tarde pero están de nuestra parte,
las canciones llegan tarde pero están de nuestra parte.

Hay tanto que no sabemos y el futuro es tan incierto,
hay tanto que no sabemos y no hay dinero,
no hay dinero, no hay dinero, no hay dinero,
no hay dinero, no hay dinero, no hay dinero,
no hay dinero, no hay dinero ...


viernes, 12 de marzo de 2010

EGOISTA

A veces, en algún lugar, con algunas personas en algún momento surge el tan temido tema del por qué. Por qué hacemos teatro, por qué aún creemos en él cuando todo apunta en contra.
Cada uno tenemos nuestras motivaciones para seguir aquí, bajo este intenso chaparrón.
Como autora me pregunto si sería capaz de escribir otros géneros, si podría resistir el inevitable acto de mantener la boca cerrada. Hay días en que me sale un Sí y otros, ni siquiera una palabra.
Siempre recurro al tópico de la comunicación: hacemos teatro para comunicar y suena lindo, casi perfecto.
Realmente intuyo que el verdadero motivo es mucho más simple. TODO SIEMPRE ES MUCHO MÁS SIMPLE. Creo que somos unos egoístas.
Yo soy una egoísta.
Hago teatro para no estar sola, para escuchar palabras complacientes, para saberme querida, respetada o al menos, el centro de la controversia.
En el teatro se expande la vida, dice uno de mis personajes.
En el teatro vivo todo aquello que no he vivido ni puede que viva jamás. Ahí he amado una mujer, he trazado un plan que funcionó, he roto objetos, he roto un corazón  y no me ha importado. No me ha dolido porque las butacas estaban por medio entre mi yo y mis palabras.
Quizás me estoy perdiendo lo mejor. Quizás no llegue a nadie, no alcance no destroce. Puede que nada importe una puta mierda.
Pero lo hago.
Voy y vengo. Juro no volver y vuelvo.
Me desdigo como el que se borra del mapa para aparecer en algún punto inesperado de la ciudad. Y siempre siento que vuelvo a casa. Sin raices, sin pasado pero con un hogar que no tiene techo y una crueldad que me sienta bien.
Es el egoísmo.
Así de simple.

lunes, 8 de marzo de 2010

Realidad, ficción y otras rigurosas mierdas del hecho teatral

Cuando no falta ni siquiera mes y medio para el estreno de Proyecto Bruckner, puedo afirmar sin tapujos y sin miedo a morderme la lengua el 22 de abril, que es y ha sido el montaje más difícil al que he tenido la buena o mala suerte de enfrentarme nunca. Creo que mi lugarteniente, la señora dramaturga, estará plenamente de acuerdo conmigo. Las razones por las que ésta obra de teatro, que es sólo eso, una obra de teatro, nos está jodiendo la vida sistemáticamente son múltiples y de variadas fuentes, pero sin duda la paradoja más grande que se recoge en los problemas que nos dio y nos sigue dando, es aquella que tiene que ver con el hecho vergonzante y asombroso de que estemos viviendo, como compañía y como individuos, hechos parecidos y paralelos a los que sufren y padecen los personajes en la obra.
Es una mierda. La identificación, digo, es una mierda.
Muchas veces, cuando se hace promoción de una obra o una película, el equipo artístico cuenta las zonas comunes que comparte con los personajes. Que si me parezco a éste o a tal. Que si a mí también me ha pasado esto o lo otro. Que si me identifico porque éste es rubio y yo tenía una abuela rubia y entonces me ha sido más fácil interpretarlo y tal y cual pascual. Muy bonito todo. La cantidad de verdad que suele haber en esas declaraciones varía en función de la estrategia publicitaria que elija la distribuidora de la susodicha obra o película. Vuelvo a lo de siempre: nosotros somos pequeñitos, unos mocos, unos mierdecillas que empiezan y lo mismo mañana lo dejan todo porque tienen que comer y hay que trabajar en el McDonalds o en un prostíbulo. Pero ay, las leyes de Murphy... ay, la catársis. Cómo nos muerde el culo cuando le viene en gana para demostrarnos, una vez más, que si quieres ser artista tienes que ser un genio encajando hostias. Si yo digo que me identifico con ciertos personajes probablemente estaré haciendo un ejercicio equivalente a echarme sal en una herida abierta. Si leo el monólogo de Carolina y llego a esa frase que dice "...me jode saber que en cada beso que dé y en cada piel que pruebe estará tu nombre como la marca del vampiro..." (no sé si es así exactamente, lo estoy recordando de memoria), pues claro, me vienen nombres a la cabeza. Y esto no se trata sólo de encontrar paralelismos en una ruptura sentimental. Se trata de tener tanto miedo como lo tienen esos personajes que ha escrito Laura pensando tanto en nosotros, en nuestras inquietudes y deseos, que quizá no se estaba dando cuenta de que todas estas ganas de contar y de entregar y de dar y de abrirnos como libros podría hacer un efecto boomerang en el que nos quedaríamos expuestos y vacíos e indefensos. Cuando sientes el miedo, sabes que es tarde.
La hemos cagado, señores.
Queríamos mojarnos el culo para ser diferente y ahora tenemos el agua al cuello. El plan nunca fue ese. El plan era entregar una parte de nosotros al mundo. Pero ocho o nueve meses después de esa primera idea, esa idealista e inocente idea, ha pasado de todo, bueno y malo: han nacido niños, se han ido y han venido actores, hemos llorado y hemos reído, nos hemos emborrachado, hemos pedido ayuda, hemos sido bordes y altivos e inocentes e ingenuos, hemos roto con gente, hemos conocido a otros, hemos peleado, hemos tenido malentendidos, hemos comprendido que hay cosas que no sabemos hacer y hemos roto promesas, sobre todo, hemos roto muchas promesas.
Ahora queda un mes y medio y lo que tenemos que hacer es un último esfuerzo de concentración. Como siempre se dice de manera autocomplaciente en ésta profesión: "Al final, las cosas, salen". A fuerza de llorar y sudar, por supuesto, pero salen. Ahora mi duda es saber si valdrá la pena. Si cuando se levante el telón se compensará el vértigo de todos los días. Quiero creer que sí. Quiero pensar que no ando sola en el barco y que me siguen Laura, Nacho, Carlos, Caye, Carol, Naira y ahora Elena y Álex. Y también María. Y Laura y Alba y Luis. Quiero pensar que no hemos perdido la perspectiva de que habrá un público al otro lado y por ese público hacemos esto.
Decía nuestra querida Virginia que nunca vemos esa fina tela de araña que suspende la ficción en el aire, esa que al retirar nos muestra seres que sufren y padecen durante un proceso de creación. También es cierto que es lo justo, que el público no debe ni tiene por qué vernos aquí, autocompadeciéndonos de nuestro dolor. Perdónennos la tristeza sólo por hoy, déjennos descargar mierda sólo por hoy en este diario público y exhibicionista que tenemos para exorcizar los propios demonios. Sólo por hoy. No el día de la función. No en las entrevistas. No en la obra.
Es lo justo.
A fin de cuentas, hacemos esto para el público.
Y lo último que voy a decir será solamente a título personal: también hago teatro para no pegarme un tiro. Creo que esto también lo dijo Angélica o alguien así -cuánta identificación.
Aquí está, entre nosotros, la marca del vampiro.

domingo, 28 de febrero de 2010

Proyecto Bruckner - Segunda Promo

Somos inocentes cuando soñamos o soñamos porque queremos ser inocentes.

22 de abril, estreno en el Teatro Principal de Pontevedra. 30 de abril, Teatro del Centro Cultural La Elipa de Madrid.

Producido por la Fundación Caixa Galicia.


domingo, 21 de febrero de 2010

PARTIRSE EL ALMA

Hacemos teatro porque queremos hacerlo.
No hay otra excusa. Nadie nos pone una pistola en la sien para que nos subamos a las tablas o nos dejemos los ojos frente a un ordenador.
Hacemos teatro por miedo, no por obligación.
Y si sentimos tanto tantísimo esa presión que no nos deja respirar, no nos deja follar entonces ¿qué demonios hacemos en esto?
perdemos tiempo, dinero, energía, amigos y amores.
Elegimos esto sabiendo a lo que veníamos, quizás no el principio pero ya TODOS sabemos lo que hay.
Yo (y creo que mis peores de todas también) concibo el teatro como COMPROMISO. -No no no mí no me hables de política, no me pidas que me entregue, no me exijas compromiso. A mí, déjame que estoy en proceso- dicen much@s.
CHIC@S o se está o no se está. El teatro es la gran madre hija de la gran puta que te lo pide todo como una secta o un amante al principio.
Pero no es una secta ni un amante, es un organismo vivo, mutable y autosuficiente que puede vivir perfectamente sin nosotros, seres bastardos de la postmodernidad.
El teatro no nos necesita- diría Carlos (y es que hoy, me estoy autocitando) y si quieres continuar, aporta. NO BASTA CON ESTAR NI MUCHO MENOS CON SER.
Así es como vivo mi vida, como quiero que los demás la vivan conmigo y esto va de eso, de con-vivir
Dejémonos de excusas, de miradas vacías cargadas de conflictos literarios, dejémosnos de llantos, del no puedo, del miedo... somos eso y más. Siempre más.
Si alguna vez amaste, bienvenido, si conoces el odio, la rabia, la mentira y la soledad... adelante. Si ríes con las cosas más tontas y con los caramelos de cocacola te pones melancólico... súmate.
Si confías en mí, toma mi mano.
Si te gusta contar y contar con alguien ¿por qué mirar para otro lado?
no hay que perder la verdad de cada uno, hay que sumarla.
Y el que no...
Porque eso es de lo que hablo

domingo, 24 de enero de 2010

Nosotros, críticos...

" -Y ¿cómo recitó Garrick el monólogo anoche?

-¡Oh! ¡Por Dios! ¡De la forma más antigramatical! Entre un sustantivo y un adjetivo que tenían que concordar en número, género y caso, introducía un alto, así como si la frase necesitase arreglo, y entre el nominativo -que como saben vuestras mercedes rige el verbo- dejó en suspenso su voz en el epílogo doce veces y durante tres segundos y tres quintos cronometrados cada vez. ¡Dios mío! ¡Admirable humanista!

-Pero cuando dejaba en suspenso la voz, ¿también su sentido se detenía? ¿había alguna expresión de apoyo como llenando el vacío? Y el ojo, ¿permanecía callado? ¿Lo miraste de cerca?

- No. Yo miraba el cronómetro."

"Vida y opinión del caballero Tristam Shandy" de Laurence Sterne.


Qué profesión...

lunes, 18 de enero de 2010

Estreno y presentación de Proyecto Bruckner

Proyecto Bruckner, de Laura Rubio Galletero, dirigida por Fátima Peón y con Carolina Rocha, Carlos Ceña, Cayetana Cabezas, Ángel Bayón, María Prado, Elena Guevara, Nacho Ortega y Naira Hernández en el elenco, se estrenará oficialmente el 22 de abril de 2010 en el Teatro Principal de Pontevedra. El día anterior ofreceremos una rueda de prensa y una presentación en el Café Moderno de Pontevedra, sede de la Fundación Caixa Galicia. Todavía estamos trabajando en el montaje y pronto habrá más noticias. Y esperemos que todas sigan siendo buenas.

Y para celebrarlo, un poco de referencia cultural:







“(…) La ficción, es decir la obra de imaginación, no es lanzada contra el suelo como un guijarro, lo que tal vez sí ocurre con la ciencia; la ficción es como la tela de una araña, acaso sostenida del modo más ligero imaginable, y sin embargo sostenida de la vida por los cuatro costados. A veces tal vinculación es apenas perceptible. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, parecen colgar de allí por sí mismas, sin ayuda alguna. Pero cuando se tuerce la tela, cuando se la levanta por una orilla, se la rasga por el medio, recordamos que esas telas de araña no las tejen en medio del aire criaturas incorpóreas, sino que son la obra de seres humanos que sufren y están atados a cosas groseramente humanas, como la salud, el dinero y las casas en que vivimos.”



-Virginia Woolf. “Una habitación propia”. Capítulo 3.